Enredoso proceso de luminarias


 
Noticias del día Viernes, 17 Abril, 2015 02:49 AM

Después de casi tres años y dos administraciones municipales, y aun con una empresa ya designada mediante licitación para reemplazar 25 mil luminarias en Ensenada, no se desenreda el proceso que, como en su momento expresó el síndico social Félix Ojeda, “viene ensuciándose desde el inicio”. Solo dos compañías respondieron a la convocatoria de licitación pública internacional, lanzada el 24 de febrero: Cel Sol y Esco Trading Co.., firmas ubicadas en Monterrey y Guadalajara, respectivamente. Ganó la empresa regiomontana, que a decir de la autoridad municipal, ofertó mejor el proyecto de reposición y modernización del alumbrado público en el puerto, con un costo total de 251 millones de pesos y un plazo de dos meses para concluir la instalación. Actualmente el 60 por ciento de las lámparas existentes no funcionan. El plan es reemplazar todas, sirvan o no, por nuevas con el sistema LED y algunas con inducción magnética. “La premisa es no pagar más que lo que ahora nos cuesta el alumbrado público; es pagar lo mismo con lámparas nuevas”, menciona el regidor César García Urías, titular de la Comisión de Hacienda y Patrimonio Municipal, y principal impulsor del proyecto. Mensualmente, el Ayuntamiento de Ensenada gasta alrededor de 5 millones de pesos nada más en alumbrado público. Con el ahorro generado se le pagará a la empresa, se calcula éste sea del 50 por ciento y el mismo irá a un fideicomiso. Es decir, 2.5 millones de pesos al mes durante 10 años y con la garantía de que cualquier desperfecto en ese lapso será resuelto por Cel Sol.       La promesa es que dentro de un mes se empezarán a instalar las nuevas luminarias, y no se le pagará a la empresa hasta que por lo menos un 80% de las nuevas lámparas ya estén funcionando. Otro aspecto que se ha prestado a especulación, es el destino que tendrán las lámparas viejas, descompuestas algunas, pero no todas. Por ejemplo, en otros municipios funcionarios han hecho su “negocito” con estos desechos: “Pues ojalá las podamos vender”, confía el edil García Urías respecto al destino de las lámparas. De igual manera, resaltó que el proyecto de las luminarias pasó por los procedimientos establecidos y apegados a la Ley desde el dictamen de la comisión correspondiente, la aprobación de Cabildo y el análisis de la Comisión de Adquisiciones. Está también la cuestión ecológica, aspecto prioritario, vigilado por un sector científico que alberga a investigadores del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE), Observatorio San Pedro Mártir, UABC y UNAM; y que  resume en la “Ley del Cielo” las limitaciones de intensidad que deben emitir las lámparas públicas para no afectar la visibilidad del cosmos desde acá. En todo caso está el Comité Técnico Asesor para la prevención de la contaminación lumínica para el Ayuntamiento de Ensenada”, conformado por funcionarios de Infraestructura y Control Urbano, miembros del Colegio de Arquitectos y Centro de Investigación y Tecnología, así como representantes del Observatorio.  Como empresa ganadora para firmar contrato, Cel Sol entregó el certificado IDA  (International Dark-Side Association). Afirma el regidor García: “Cumple plenamente con la ´Ley del Cielo’”.   Mal pronóstico   “Las personas que están operando y ayudando a la empresa Cel Sol, S.A. de C.V. para darle el contrato de las luminarias realmente no tienen idea del problema en que van a meter al presidente (Gilberto) Hirata”, sentencian voceros de la empresa ESCO Trading Co. Los representantes de la compañía establecida en Guadalajara, Jalisco, acusaron ante ZETA que sus contrincantes en la licitación se conducen con mentiras, sobornos y demandas en otros municipios, y además entraron con “todos” los errores, “por lo que no es una empresa confiable”. En alguno de los apartados de su página electrónica, la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) se refiere a las empresas distribuidoras de tecnología LED existentes y acreditadas, también con la intención de informar y alertar a los gobiernos municipales antes de firmar un contrato con alguna empresa, ya que  muchas compañías no cumplen con las garantías de las normas lumínicas e incluso llegan a falsear documentos, como fue el caso del municipio de Zapopan, Jalisco, según cita el portavoz de ESCO. En 2014 y después de otros intentos fallidos en años anteriores por lo mismo, empresas no certificadas en tecnología LED, en la licitación para la instalación de 14 mil luminarias en Zapopan resultaron ganadoras las compañías Pounce Consulting y Sointe Soluciones Intelecto y Tecnología, de las que se determinó habían presentado documentos falsos, mismos que son requeridos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la CONUEE y  el Programa de Ahorro de Energía del Sector Eléctrico (PAESE). La licitación se había realizado por 78 millones de pesos. En enero de 2015 la cancelaron. La CONUEE envía boletines a los municipios alertando sobre estos casos, y Ensenada debió consultar dicha información, plantean los de ESCO, si no, “pueden estar en riesgo de caer en un problema de fraude, ya que la empresa Cel Sol, S.A. de C.V. Óptima Energía cometió el error de no tener la NOM-031-2012 en tiempo y forma en las bases de licitación, ya que ellos pensaron que como ya todo estaba arreglado con los funcionarios del municipio, el proceso iba a ser fácil y no se preocuparon por tener todos los documentos”. Por otro lado, ESCO Trading había presentado en su propuesta las lámparas Cree Betaled, las mismas que Cel Sol, y presumen que al percatarse de ello, la empresa regia recurrió a otra compañía, Rocava, S.A. de C.V., misma que maneja las normas y certificados para esa marca de lámparas, las que habrían conseguido de última hora. Dicen y se corrobora en la página de la CONUEE que el modelo de lámpara de 248 watts  que presentó Cel Sol no cuenta con la norma. “Ese es el mayor problema para ellos”, sentencian en ESCO.  “Si ellos presentan una NOM por este modelo, nuestra empresa va a demandar, ya que sabemos que el documento  que presenten es falso y un certificado no lo pueden tener de la noche a la mañana, se requiere un proceso”. El trámite para la certificación arranca en el Laboratorio de Alumbrado Público en el Distrito Federal, varias semanas ahí luego lo envían los documentos a la CFE y PAESE para determinar si aplica para el Programa de Ahorro de Energía de Sector Eléctrico; dos semanas después, se remite a la CONUEE, previo certificado de cumplimiento y de ahí termina en Laboratorios ANCE, empresa especializada en certificación, verificación e inspección de normas oficiales y gestión, donde después de varios meses aplican la prueba de “las 6 mil horas del luminario, y solo así se obtiene la NOM-032-ENER-2012”. Presume ESCO que, con la complicidad de algunos funcionarios municipales, Cel Sol está anexando documentación faltante sobre el dictamen técnico fuera de tiempo, además de que tampoco es posible que el Departamento de Alumbrado Técnico de Ensenada haya realizado los estudios correspondientes, pues no cuenta con el personal ni el equipo necesarios. De ratificarse los hechos, demandarán.   El cuento de nunca acabar   En contraparte, acusa el Ayuntamiento de Ensenada, la que no cumplió con varias exigencias de la licitación fue ESCO: “Y no cumplieron de entrada con la más importante para nosotros, que es la experiencia en otros municipios”, apunta el regidor César García Urías, quien presentó el proyecto de reemplazo de luminarias ante Cabildo. Enumera que ESCO tampoco presentó documentos que acrediten que su producto se puede comercializar en este municipio, no mostró ningún proyecto similar anterior a manera de ejemplo. Faltaron también un análisis físico de alumbrado público, un programa de ejecución del proyecto, un documento certificado de que la empresa cuenta con seguridad jurídica. Y aparte el contrato, como 20 millones más caro que la otra compañía, “pero no es cuestión económica”, aclara el regidor. Reiteró que no cumplió con algunas  normas del “Cielo Oscuro”, no presentaron ningún programa y que es un atrevimiento que ahora acusen que la otra empresa no hizo el trámite legalmente. “Tuvimos reuniones con ellos y nunca manifestaron nada”, argumentan en Palacio Municipal. A propósito de que trascendieron los nombres de las dos únicas empresas que respondieron a la convocatoria de la licitación para el reemplazo y modernización de las luminarias en Ensenada, antes del resultado a favor de una u otra, ZETA mencionó algunos antecedentes tanto de Cel Sol como de ESCO. La primera y a la postre ganadora de la licitación con matriz en Monterrey, Nuevo León, la segunda con planta en Tijuana. Además de las características de las empresas, sus proyectos y propuestas, historias de éxito referidas, en su momento se informó de algunos tratos frustrados de las empresas en mención con algunos gobiernos municipales. Si bien Cel Sol presume casos de éxito en Cadereyta, Zuazua, Linares (Nuevo León), Cajeme (Sonora), Zihuatanejo, y Acapulco (Guerrero), no dan cuenta sobre el pleito penal que sostienen ante la Fiscalía General del Estado. Tal como se documentó en medios impresos y digitales locales y nacionales, los días 5 y 6 de febrero de 2015, Cel Sol, S.A.P.I., de C.V. presentó una denuncia penal contra el ex alcalde de Acapulco, Luis Walton, al que acusaron de haber robado 11 mil luminarias con un costo de alrededor de 5 millones de dólares.  “Por instrucciones precisas del señor Walton, esas luminarias fueron sustraídas, todos los mangos de éstas más de 11 mil luminarias fueron llevadas a una bodega del Municipio, sostuvo el abogado de la empresa, Xavier Olea Muñoz. No obstante, al día siguiente el actual presidente municipal de Acapulco, Luis Uruñuela Fey, recordó que la que falló al Ayuntamiento porque no cumplió con sus compromisos, además del daño patrimonial que eso implica, fue Cel Sol, y que por lo mismo tiene un proceso penal ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo “para resarcir el contrato que firmó la administración de Manuel Añorve con ella”. El actual acalde acapulqueño hasta dijo exaltado: “¡Para qué un funcionario iba a robarse unas lámparas que no sirven!”, y se la reviró a Cel Sol mencionando que el robo lo había cometido la empresa contra el Ayuntamiento, porque al colocar sus lámparas no cumplió con el Reglamento de Alumbrado Público, el cual precisaba que las mismas deberían ser de vapor de sodio de alta presión, y colocó unas de inducción magnética, contaminantes, “y no sirven para iluminar la calle porque solo abarcan un área reducida”, consideró Uruñuela. El Ayuntamiento de Ensenada no desconoce estos antecedentes de la empresa con la que contratarán, pero todo lo resumen a más que un pleito, no legal, “es una demanda fundada, como hubo cambio de administración y partido… pero no hubo incumplimiento de la empresa”, afirma el regidor César García Urías. En todo caso, eso no le importa al gobierno municipal en Ensenada: “De acuerdo a lo solicitado por el Ayuntamiento, ellos cumplen con todo”. Y reitera: “Cumplen plenamente con la ‘Ley del Cielo’”. Eso solo lo saben del todo hasta ahora los integrantes del Comité Técnico para la Prevención de la Contaminación Lumínica, pero representantes de la misma no quisieron proporcionar la información, en tanto no se firme el contrato correspondiente para el 20 de abril como fecha contemplada. Otras veces ignorados los delegados del Instituto Astronómico y el Observatorio, el representante de éstos ante el Comité, Fernando Ávila Castro, indicó que en todo el momento se les mantuvo informados en esta administración sobre el proceso de licitación.  Vigilaron los requerimientos, que son los mismos para cualquiera: que no haya emisión de luz por arriba del horizonte, viabilidad de instalación con cemento hidráulico y demás detalles técnicos. “No vamos a emitir una postura oficial hasta después de que se haya firmado el contrato”, concluyó.                   

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio