Empresa chapulinera


 
Dobleplana Lunes, 20 Abril, 2015 07:00 PM

Esta es la historia de cómo el PRI se convirtió en una empresa chapulinera. Empezaré por recordar: 21 diputados votaron a favor. Panistas, priistas y perredistas. Todos convencidos. Siguiendo su conciencia. En prueba transcribo parte de la versión oficial de la sesión ordinaria de la XVII Legislatura. Se realizó en julio 11 del 2002. Fue en el salón “Benito Juárez” de Mexicali. Inició a las 12.40 del día. Se leyó la iniciativa para modificar la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California. Reproduzco: “EL C. PRESIDENTE: Bien, no habiendo inscrito al debate en este dictamen 91 y habiéndose posicionado diferentes Fracciones Parlamentarias que integran este Congreso, corresponde levantar la votación a este dictamen No. 91, diputada Secretaria, sírvase levantar la votación correspondiente: “LA C. SECRETARIA: Se solicita a los diputados manifestar el sentido de su voto comenzando por la derecha. “Catalino Zavala: A favor. Hidalgo Silva: A favor. Salazar Castro: A favor. Ismael Quintero: A favor. Ferreiro: A Favor. Castro Trenti: A favor. Suárez Córdoba: A favor. Leopoldo Morán Díaz: A favor. Raquel Avilés: A favor. Rosales: A favor. Cortes Mendoza: A favor. Rodríguez Jacobo: A favor. Rueda Gómez: A favor. Terrazas Silva: A favor. Paniagua Figueroa: A favor. Alvarado Arturo: A favor. Araiza Regalado: A favor. “LA C. SECRETARIA: Algún diputado que falte por votar, algún diputado que falte por votar, por la Mesa Directiva. Acosta Fragoso: A favor. Laura Sánchez: A favor. “El C. PRESIDENTE: Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales. Dictamen No. 91, se aprueba en lo general y en lo particular con 21 votos a favor, 0 en contra y 0 abstenciones, una vez aprobado en lo general y en lo particular se declara aprobado el dictamen 91 de la Legislación y Puntos Constitucionales en los términos que fue leído por la diputado Luz Argelia Paniagua Figueroa”. Hasta allí la trascripción. Desde aquel 11 de julio de 2002 se estableció oficialmente y fue publicado en el Diario Oficial: El Artículo 18 constitucional quedó así: “No pueden ser electos diputados: III.- Los diputados y senadores del Congreso de la Unión durante el periodo para el que fueron electos, aun cuando se separen de sus cargos; con excepción de los suplentes siempre y cuando éstos no estuvieron ejerciendo el cargo”. El documento señala en su inciso V que tampoco podrán ser diputados “…los presidentes municipales, síndicos procuradores y regidores de los Ayuntamientos durante el periodo para el que fueron electos, aun cuando se separen de sus cargos; con excepción de los suplentes siempre y cuando éstos no estuvieren ejerciendo el cargo”. También se reformó el Artículo 40 y es válido hasta la fecha: “No podrán ser miembros de un Ayuntamiento: Los diputados locales, los diputados y senadores del Congreso de la Unión durante el periodo para el que fueron electos, aun cuando se separen de sus cargos, con excepción de los suplentes siempre y cuando éstos no estuvieren ejerciendo el cargo. Pero lo más importante fue el Artículo 42: No podrán ser electos Gobernador del Estado: Los diputados y senadores del Congreso de la Unión, diputados locales, Presidentes municipales, síndico procurador y regidores de los ayuntamientos durante el periodo para el que fueron electos, aun cuando se separen de sus cargos”. Más claro: Todo funcionario debe terminar su cargo y no puede dejarlo para ser candidato a otro. Así fue como los señores diputados en 2002 aprobaron la popularmente llamada “Ley Anti-Chapulín”. Para que no anduvieran brincando de un puesto a otro. El padre de esta iniciativa es Adrián Pedrín. Fue diputado del PAN. Presentó la iniciativa en marzo 8 del 2001. Luego de aprobada esta promoción hubo jolgorio: Los presidentes de partidos políticos aplaudieron: PRI, PAN, PRD y PVEM. También funcionarios y académicos. Periodistas y empresarios. Dirigentes sociales. Todos. Pero llegó 2004: Entonces apareció Jorge Hank Rhon. Electo alcalde en Tijuana. Alardeando de no gatear antes de caminar. Pero por sus puras pistolas ordenó al PRI: “Tumbar” esa ley. Le impide ser Gobernador. Y tan es capricho desaparecerla como extravagancia suplir al licenciado Eugenio Elorduy. Aquí fue cuando el PRI empezó a convertirse en empresa chapulinera. Sus diputados le obedecen al junior millonario. No como líder. Tampoco simbólicamente en su papel de alcalde. No. Tal cual sirvientes. Amo y señor para servirle. Y se han lanzado desbocados. Parecen estar dando vueltas al óvalo del hipódromo. Así trotan y corretean en la Cámara de Diputados. Seguramente con la consigna bien metida en las riendas. “Aquí se hace lo que diga Hank”. Varias veces han intentado borrar el artículo constitucional. Y otras tantas pasaron como caballos no acostumbrados a las pistas lodosas. Resbalaron. Pero de todos modos insisten. Han querido negociar. En otras transar. Lo más desagradable: Olvidan su papel como diputados. No respetan la Constitución. Mejor “lo que mande el señor”. Hasta interrumpieron las reformas tan necesarias en el estado. Condicionaron seguirlas solamente si borraban el artículo que le repatea y molesta al señor Hank. Su patrón. Con todo esto me queda claro: Los hombres y las mujeres en política cambian. Se transforman. Siguen el sonido del cencerro. Olvidan los principios de su partido. Obedecen al amo en turno. Confirman que cobran dinero del gobierno para servir a una persona y no a la comunidad. Hoy el secretario del Ayuntamiento es el licenciado Fernando Castro Trenti. Segundo de a bordo en el ayuntamiento hankista. Por eso consulté las actas de la XVII Legislatura y encontré lo dicho por don Fernando el 9 de mayo del 2002: “…por ello la separación de un cargo de elección popular para competir por otro igualmente de elección popular bajo la figura de licencia provisional o definitiva, posibilita materialmente el incumplimiento de la obligación política contraída con los ciudadanos que confirieron en primera instancia, mediante el voto, la representación popular. De lo expuesto resulta pues procedente eliminar el texto vigente de nuestra máxima ley local la posibilidad de la separación de un cargo de elección popular para competir por otro, con noventa días de anticipación, como actualmente lo dispone la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Baja California. Es importante dejar claro que no sólo la experiencia del pasado, en donde se han presentado casos de representantes populares que ni siquiera se han separado de su cargo para competir en elecciones locales, sino la cada días más exigente reclamación de los ciudadanos para cumplir la encomienda conferida debería ser motivo suficiente para la procedencia de la reforma propuesta. Resulta necesario además que en la búsqueda de una responsabilidad pública frente a los compromisos adquiridos con los electores los actuales legisladores demos un paso definitivo en la consecución de una mejor administración pública, un mayor profesionalismo en los órganos legislativos y un compromiso de excelencia en el cumplimiento de la alta responsabilidad que implica ser los depositarios de la voluntad popular. Vaya pues en ese sentido mi adhesión pública como una modesta contribución al perfeccionamiento de una democracia que en Baja California aspiramos sea ejemplo en el ámbito nacional”. Hasta allí lo que dijo y oficialmente registrado está. A Fernando Castro Trenti le apodan El Diablo y hasta le dicen El Chamuco. Periodistas tratando el tema político lo apuntan como el poder tras el trono. Pero estoy seguro. Podrá cabildear contra su dicho, pero públicamente no reculará. Es más inteligente que su ahora jefe. En julio del 2002 sucedió algo interesante: Me atengo a las versiones oficiales de la XVII Legislatura. La diputada Argelia Paniagua Figueroa habló en plena sesión: “…bueno ha sido una iniciativa que hemos manejado con mucho entusiasmo de la cual nos sentimos satisfechos…hay un antecedente importante aquí que la planteamos como fracción (PAN) y que el diputado Castro Trenti también se unió a ella en un posicionamiento a favor de esta iniciativa”. Sorpresivamente pidió la palabra el diputado y líder priista Enrique Acosta Fragoso para corregirla dando a entender que el voto favorable no fue de Castro Trenti. Era de “la Fracción Parlamentaria del PRI”. Ahora este mismo señor está contra su dicho. No ha tenido la habilidad de Fernando. Hoy está claro. En el Revolucionario Institucional ignoran el pasado. Desechan las palabras de sus diputados como si fueran basura. Ha dejado de ser un partido. Es una empresa más de Jorge Hank. Por eso puso a uno de sus ex empleados como gerente del PRI: Mario Madrigal. Los demás están en la nómina chapulinera. Para las personas interesadas en conocer textualmente los documentos en los que me basé para escribir este artículo, pueden consultar las siguientes direcciones electrónicas: http://www.congresobc.gob.mx/debates/2001xvii/Mar_01/v08003a.html http://www.congresobc.gob.mx/debates/2002xvii/May_02/v905a1/v905a1.html http://www.congresobc.gob.mx/debates/2002xvii/Jul_02/v1107c1/v1107c1.html   Las palabras del Profesor El Profesor Carlos Hank González fue entrevistado por el maestro Fernando Benítez. Indudablemente durante muchos días. Amigos como eran, la confianza fue clave para el escritor poder preguntar sin remilgos y el político contestar con soltura. El texto fue titulado Relato de una Vida. Debió editarse como libro. Pero la decisión fue contraria. Por fortuna ZETA tiene una copia de este excelente trabajo. A propósito de las intenciones de Jorge Hank para derrumbar un artículo constitucional, se incluyen aquí algunas frases del profesor, su padre, tomadas de tan valioso documento. Cuando por ser hijo de padre extranjero la Constitución le impidió ser candidato a la Presidencia de la República.- “Cuando era gobernador y ya tenía algún prestigio en la política, Ángel Trinidad Ferreira (entonces columnista de Excélsior) me hizo una entrevista preguntándome si yo aspiraba a la Presidencia y le dije: “No. Conozco muy bien la Constitución y sé que no es dable para mí”. Yo creo que es más productivo pensar en lo que uno tiene posibilidad de hacer y tratar hasta lo imposible de lograrlo; y no pensar en lo que no se puede”. Cuando el Gobierno toma decisiones tan serias como la Legislatura local con la “Ley Anti-Chapulín”.- “Esta va a ser una operación dolorosa. Va a ser como una operación en un cuerpo humano; si hay un tumor y no se quiere lastimar al organismo, se da una frotadita y a lo mejor se atenúa el dolor; pero no nos engañemos, el tumor no va a desaparecer. Al contrario, va a crecer y va a producir mayores trastornos”. Cuando definió al gobernante.- “Mao Tse Tung se inspiraba en un libro escrito hace 2,000 años. El Arte de la Guerra. Que no trata precisamente de asuntos bélicos sino de políticas a seguir entre el gobierno y la población. Y no hablo de gobernantes y gobernados, porque es una expresión que parece significar que en nuestro país hay gobernados y gobernantes encasillas en diferentes castas. En México el gobernante es un servidor público emergido de la población, que nunca pierde su calidad de ciudadano común y corriente, ni adquiere la categoría de una jerarquía de casta que no debe existir”. Cuando definió al político.- “El político ideal no existe. Hay buenos y malos políticos. Puedo decirte que Roosevelt fue un extraordinario político pero tuvo sus debilidades; puedo decirte que Churchill salvó a la Gran Bretaña pero tampoco fue ideal; también De Gaulle salvó a Francia y tampoco fue ideal, tanto que le vuelve la espalda y pierde un referéndum y se va del poder. El político ideal no existe. El político es un hombre real”. Cuando habló del ser humano.- “Creo en el ser humano. Creo en su inteligencia y sensibilidad, en las enormes posibilidades de su desarrollo. En mi opinión, el hombre nace bueno, nace limpio, pero a veces se malea en el camino. Muchas veces las fallas de conducta obedecen a deficiencias en la educación, en la formación de su carácter o a circunstancias graves que se viven. Cuando habló de la mujer.- “Yo creo que la mujer es un ser privilegiado. Mi amor por la mujer surge de mi madre. Ella fue mi madre, mi padre, mi hermana, mi amiga; de ahí mi gran amor y respeto para la mujer. Siempre he dicho que la mujer es tan inteligente que disimula su inteligencia; lo que pasa es que la mujer tiene intuición, que es una forma superior de inteligencia. Tomado de la colección Dobleplana de Jesús Blancornelas, publicado el 4 de noviembre de 2005.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio