Consecuencias y circunstancias en matrimonio de un adulto mayor con una joven


 
Lunes, 20 Abril, 2015 07:00 PM

Después de un lapso de tiempo sin escribir por cuestiones de salud y una operación, y últimamente haber tratado el tema de los que prefieren jóvenes como pareja, siendo mujer u hombre adultos, habré de tratar los casos donde un hombre adulto alrededor de los 55 o más años se casa con una joven alrededor de los 35 años, donde las consecuencias que conlleva como las circunstancias que giran alrededor de un matrimonio así.   Por lo que corresponde a los hijos del hombre que podríamos suponer con una edad similar a la de la nueva esposa, obviamente será rechazada por éstos pero como buenos hijos le aceptarán y dirán que lo que él quiera está bien, pero las relaciones de acercamiento ya no serán en casa del papá o quizás en otro lugar, aunado a ello los demás familiares que independientemente de que quieran lo mejor para él, lo que no admitirán es la edad de la mujer, todos, hijos y familiares consideran que no es lo mejor para él, que ella se casó por interés. Por lo que las convivencias familiares para él se acabaron si es que desea ir acompañado de su nueva esposa, y esto no es mi imaginación, es algo que ha ocurrido y volverá a ocurrir, por lo que el estado emocional del señor se verá afectado en alguna forma al no convivir como lo estuvo haciendo durante muchos años con su anterior esposa e hijos. Ahora bien, la edad de ella es reproductiva y como toda mujer por su naturaleza misma habrá de querer tener hijos, por lo menos uno, lo cual llevaría a que el crecimiento de ese hijo no se dará dentro de un ambiente familiar donde convergerán los tíos, primos, etc., y que a la postre traería conflictos en la propia pareja. No hay que soslayar lo afectada que quizás se viera la joven esposa, donde sus amistades de edad aproximada y que también estuvieran casadas con parejas de su edad, al convivir posteriormente en reuniones o fiestas con ellos, el marido por su edad sentirá no poder formar parte de ese grupo joven como suele suceder, y en el peor de los casos, donde por su edad la mujer todavía preferiría andar de party seguido, salir a bailar, pasear, comprar, y al señor creo que esas cosas que le atraigan, como ella también extrañar a sus amigas que por su edad lo puede hacer y convivir con toda naturalidad. Pero no todo acaba ahí, con el tiempo y la edad del hijo si lo tuvieran, ante los demás y por la edad del padre dirían que él no tiene papá sino abuelo, y no por bromas de los amigos o conocidos del padre, sino de los propios niños compañeros de su escuela, que sería parte del bullying tan generalizado en las mismas, o en los casos de ser niña y en el caso como ejemplo de cumplir sus 15 años bailando con el abuelo, perdón, el padre con su hija.  Somos de una cultura que todavía no acepta esta clase de uniones ni relaciones, que las hay y que a algunos no les afecta en lo más mínimo, pero que a una mayoría sí y es cuando pagan las consecuencias. Pero el amor es el amor y no tiene barreras ni de tiempo, edad, modo o circunstancia y cuando se da en la forma en que lo comento nada ni nadie habrá de impedir seguir adelante, y cuando no es posible detenerse, lo más importante sería el valorar las cosas a las que habrán de enfrentarse, como con los propios hijos que en ocasiones son muy crueles, la demás familia y no pasar por alto a las amistades de ambos, planeando debidamente todo el entorno en que habrán de vivir y convivir para que ese matrimonio se lleve a cabo en un plano de armonía pero sobre todo de felicidad que es lo que todos pretenden aspirar cuando de amor se trata. Agradezco como siempre a mis dos que tres lectores sus comentarios y consultas al teléfono 684-9647 o al e-mail: [email protected] El autor ejerce su profesión en Tijuana, B.C.   

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio