Conflicto de intereses en el Tribunal


 
Dichoz y Hechoz Lunes, 27 Abril, 2015 08:00 PM

La renuncia de Alberto Fernández Torres “El Chebo” como director jurídico del Tribunal Superior de Justicia de Baja California, es algo que varios magistrados -por supuesto ajenos a la ex presidenta María Esther Rentería- anhelaban. No solo por los tratos privilegiados que le daba a “El Chebo”, sino porque tienen dudas sobre la honestidad de su trabajo. Sabiéndose en peligro de ser despedido y sin el arropamiento de Rentería luego de la era que inicia en el Poder Judicial con Armando Vázquez como presidente de ese Poder, Fernández Torres mejor se fue por la puerta trasera. En el Tribunal se avizoran -ahora sí- cambios en la estructura administrativa, y de hecho, en el Consejo de la Judicatura. Un día antes de que el presidente del Tribunal, Marco Antonio López Magaña se suicidara, relatan sus cercanos, tuvo un fuerte enfrentamiento con la magistrada Rentería, porque él quiso despedir a la contadora del Tribunal, Emérita López, pero la ex presidenta no se lo permitió. Ningún cambió pudo hacer López Magaña en el corto tiempo que tituló ese poder hasta el día de su lamentable muerte. La independencia de Armando Vázquez augura otra situación. Para empezar, los dos magistrados que integran el Consejo de la Judicatura, Miriam Niebla y Salvador Ortiz, fueron impugnados cuando con la ayuda de Rentería llegaron al Consejo. Los magistrados que incluso dejaron en actas su inconformidad, lo hicieron porque tanto Niebla como Ortiz deben ser ratificados en un año y medio aproximadamente, y no pueden ser parte de un Consejo que tiene un periodo de cuatro años y que, además, se encarga de hacer las evaluaciones de los magistrados todos. Miriam Niebla preside la Comisión que evaluará su desempeño como magistrada y al resto de los colegiados, cuando ello representa -informan los abogados- un conflicto de intereses. Sin embargo, al darse primero la elección de un consejero para cubrir a la licenciada Perla del Socorro Ibarra, quien pidió licencia para ser procuradora de Justicia, Niebla se postuló a pesar de que le explicaron que no era moralmente correcto hacerlo. Contando con el apoyo de María Esther Rentería, ignoró esos comentarios y fue nombrada consejera. Y cuando se hubo de renovar el Consejo por sus miembros haber cumplido cuatro años en el cargo, el equipo de la ex presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado promovió a Salvador Ortiz, desoyendo al resto de los magistrados. Además, ratificó por otros cuatro años a Niebla -quien solo iba a cubrir el periodo de Ibarra- y a Gerardo Brizuela, quien cubría el periodo del Consejero del Gobierno del Estado. Todas estas arbitrariedades, justifican, se hicieron al amparo del equipo que ostentaba el poder en el Tribunal hasta la llegada de Armando Vázquez. Por cierto, Niebla intentó entrevistar a algunos magistrados para evaluarlos, y le repitieron: ella no debería estar en esa Comisión, sino un consejero ciudadano, y no lo permitieron. Aparte, se recordará, la magistrada Miriam Niebla tiene récord en decisiones aplazadas en la Quinta Sala, de la cual es parte. En el reacomodo de las piezas en el Tribunal imperará -dicen- la legalidad. Es lo necesario, ¿no?, sobre todo en el Poder Judicial. A ver qué pasa.  

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio