De escribir cine a dirigirlo


 
Espectáculoz Lunes, 16 Febrero, 2015 08:00 PM

Después de haber escrito un par de episodios para la serie de televisión “Gritos de Muerte y Libertad”, sobre el movimiento de Independencia de nuestro país, y ser la responsable de la historia en “Echo Park” (2014), de Amanda Marsalis, Catalina Aguilar Mastretta experimenta por primera vez el rol de guionista y directora de una película, gracias a “Las Horas Contigo”, que el año pasado compitió por el Premio Mezcal del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), a Mejor Película Mexicana y ganó el otorgado por la Federación Internacional de Prensa Cinematográfica (FIPRESCI). Es en apenas poco más de hora y media que la hija de la escritora Ángeles Mastretta y el periodista Héctor Aguilar Camín, nos presenta una trama que refleja la relación familiar que fluye a través de tres mujeres de diferentes generaciones: la abuela, hija y nieta, cuyo amor compartido y distanciamientos, luchan entre sí en los últimos días de la mayor de ellas. “Es emocionantísimo para mí que finalmente esta película salga al mundo, porque siento que estoy muy orgullosa de todo el trabajo de los que participaron en ella, y entonces ya solo es cuestión de que el público la descubra”, declaró su creadora en entrevista con ZETA, además de compartir el proceso que vivió desde que tuvo la idea para la película, hasta que finalmente la consiguió. Planeada originalmente para ser una historia más breve, pero desde el inicio con tres mujeres como protagonistas, la cinta extendió su guión por solicitud de Roberto Sneider (“Arráncame la Vida”), su productor, haciendo que Aguilar Mastretta tuviera una etapa de reescritura donde mantuvo las preocupaciones de los personajes, pero las llevó fuera de un solo cuarto. Con todas las intervenciones necesarias, al cabo de un año, su ópera prima estaba redactada, y a la par siguió con el estudio de su maestría en guionismo en el American Film Institute de Los Ángeles, California. — Con poco tiempo y mucho por hacer,  ¿cuál fue el reto más difícil de superar? “Cada etapa va teniendo sus retos, pero también cada etapa es divertida. Creo que siempre el reto más grande de hacer cine es conseguir financiamiento…fue una peli un poco sufrida. Sin duda no les pagamos a los actores lo que se merecían y en general tuvimos una producción apretada, pero la película era sencilla, un poco la planeamos para que fuera así. Siempre el reto de hacer cine es arrancar”. Obtener el Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción y Distribución Cinematografía Nacional (EFICINE 189), que otorga hasta 20 millones de pesos por película, fue crucial para el levantamiento de las “Las Horas Contigo”, que tiene como rostros principales a Cassandra Ciangherotti (Ema), María Rojo (Julieta) e Isela Vega como la abuela de la familia. — ¿Qué tan complicado fue mantener el equilibrio en la historia con tres mujeres protagonistas? “Siempre es complicado encontrar una historia que tenga coherencia como ficción. Todo el mundo contamos historias todos los días, dentro de la conversación, somos muy conversadores, pero hacerlo bien es darle forma a una de esas historias y tiene una parte muy instintiva, y al mismo tiempo muy racional. Tienes que tener… no me gusta llamarla fórmulas, pero es lo que son para que la película no sientas que es aburrida, que estás perdiendo tu tiempo viéndola y que además los actores contacten con ella. Son una serie de cosas del oficio más que nada, pero al mismo tiempo, tiene la parte instintiva que es la más divertida, que es simplemente meterte en la cabeza de los personajes y ponerte a hablar como ellos y todas estas cosas. Tú siempre que las escuchas son eso, escuchas, pero a la hora que los haces así son; finalmente te empiezas a meter y los personajes te hablan, van conversando entre ellos y de repente son testigos de una conversación que estás inventando, y al mismo tiempo, es como si lo estuvieras viendo”. — Y además te aventuraste a usar el tema de la muerte rodeándolas… “La muerte fue la única parte que no era completamente autobiográfica, pero estaba un poco basada en una experiencia mía, que fue la muerte de mi abuela materna. Siempre me pareció fascinante ponerla en el cine, porque es algo que mucha gente experimenta, estas largas agonías modernas, son la nueva muerte natural de alguna manera, se prolongan y prolongan. Tienes a tu ser querido, pero no lo tienes, es una cosa rara y desconcertante ahí, y al mismo tiempo tiene muchas tácticas que arreglar; tienes que cuidarlo, estar con él, y toda la gente que lo quiere se va acercando en distintas etapas. Se convierte en una especie de reunión alrededor de la persona que se está muriendo. Es una reunión muy particular porque está confrontada con la idea de la muerte, y por lo tanto, la idea de que la vida se acaba y que la vida es presión. Todo lo que pasa en las interacciones de esa persona alrededor se vuelven más importantes de lo que serían. Esa era la base muy general de lo que yo quería poner en un guión, y decir que era una situación interesante. Debía ver qué personajes inventaba para que estuvieran allí, y saber qué les iba a pasar”. La ahora directora que recurre a una frase del crítico de cine Emilio García Riera para describir el proceso de hacer una película, al decir que es como comerse a un dragón y se debe empezar por la cola. Atañe al trabajo de fotografía de Bérénice Eveno el haber capturado correctamente las emociones de las actrices, a modo de que uno sienta conexión con ellas y su entorno. Asimismo, se permitió adelantar que en su siguiente guión, actualmente en proceso final de su escritura, habrá un papel para Cassandra Ciangherotti, en quien descubrió a una actriz joven con la que Catalina quiere seguir manteniendo una relación de trabajo. “Es la cuesta del Pípila, entonces vamos arrancando. Ojalá que se nos logre, es un proyecto de adolescentes y hay un personaje para Cassandra (Ciangherotti), pero es más chiquito que en esta peli (Las Horas Contigo)”, declaró la guionista que planea seguir radicando en California. “Vivo en Los Ángeles y ahí me casé, mi marido es de allá, bueno, es español pero nació allá. Finalmente creo que sí, en el futuro cercano viviré allá y, por lo tanto, escribo a veces en español y a veces en inglés, lo que se vuelve un poco esquizofrénico; pero creo que finalmente haré cine donde me dejen contar historias, que eso es lo que quiero hacer”, finalizó Aguilar Mastretta.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio