Piden investigar a padre de asesino en Caso Charly


 
Reportajez BCS Lunes, 26 Enero, 2015 08:00 PM

La pesadilla aún no termina para al menos tres familias cachanillas. Inició en julio de 2011 por el asesinato de un joven estudiante de preparatoria -hay una pareja de menores, ahora adultos, ya sentenciados y cumpliendo la sanción-, pero los familiares del victimado han añadido un nuevo elemento al caso: buscan incriminar al padre del menor agresor como copartícipe del delito. Hace seis meses interpusieron una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que apunta directamente hacia el periodista Víctor Islas Parra, actual director del diario El Mexicano en Mexicali, y autor desde hace más de 20 años de la columna política “La Estampida de los Búfalos”. Apoyados por sus abogados, en la denuncia de seis hojas, los padres del menor victimado aseguran que “hubo un enorme desaseo en la investigación”, en alusión a la Procuraduría estatal entonces encabezada por Rommel Moreno, y en Mexicali por María Elena Andrade. Consideran  increíble que Islas Parra no se haya dado cuenta de los hechos que sucedieron en su domicilio, cuando hubo gritos, golpes y quedaron huellas de sangre. Los padres del asesinado insisten en una necesaria reconstrucción de los hechos donde, afirman, saldrá la verdad de lo sucedido -nunca se ha llevado a cabo una reconstrucción, el proceso judicial fue abreviado- y piden iniciar una averiguación contra el reconocido periodista por homicidio calificado. “Yo no voy a huir ni me voy a amparar, aquí estoy dando la cara”, sostiene el comunicador, quien insiste en que él y su esposa se dieron cuenta de los terribles hechos hasta el día siguiente. Que al enterarse y hablar con su hijo, lo convenció para que se entregara, que se trata de una situación juzgada y que en este reintento de abrir la investigación, los padres del joven Carlos Oceguera Serna están siendo azuzados por su abogado, Elías Flores Gallegos. Vacíos “La investigación ya se retomó, desde hace unos tres meses, por el sigilo no se había comentado nada”, expone el abogado de la familia, Elías Flores Gallegos, refiriendo que la denuncia se presentó en julio de 2014. “Tardó como tres meses en los que no hubo nada y después se reactivó, porque se estuvo haciendo presión por parte de la familia”. De acuerdo al abogado, queda un vacío en la investigación: “Los padres y la familia empiezan a divagar, y tienen razón: si el muchacho fue solo, si él se echó la culpa y la muchacha a su vez dice que lo hizo el joven Adrián; ella dice que no participo directamente, que se subió a la recámara, entonces es imposible que él solo lo haya hecho”. Considera que revisando las evidencias con las que se cuentan, resulta inverosímil que el muchacho haya cometido el homicidio por sí solo. “Los hechos sucedieron a escasos centímetros de la recámara de Víctor Islas. Enfrente de la sala en la que ocurrieron los hechos, está la recámara de él”. Flores Gallegos explica que la familia del joven victimado hizo una especie de reconstrucción de hechos entre ellos. Fue muy doloroso, pero lo hicieron. Una especie de ejercicio para ver qué tan real podía haber sido el que no se diera cuenta, y resulta imposible, por los golpes que recibió y porque Adrián y la joven reconocen en sus declaraciones que “Charly”. Ella declara que estando arriba escuchaba los gritos, sería imposible que el “Búfalo” Islas y su esposa no escucharan estando a unos metros. Elías Flores refiere que un elemento importante tiene que ver con  el hecho de que intentaron sacar el cuerpo de la casa, lo cruzan por la cocina, lo arrastran y lo llevan hasta la parte trasera del domicilio -donde hay una barda-, levantando el cuerpo a una altura aproximada de dos metros. “Es imposible que el muchacho solo haya podido levantar un cuerpo ingrávido dos metros, hay una pericial donde se determinan las huellas de sangre en la pared a esa altura. “El (joven) dijo que lo quiso tirar al lote de un lado, y al no poderlo tirar, se regresa con el cuerpo, atraviesa cocina, mete el carro a la cochera, él solo dice subirlo a la cajuela y luego va y lo tira. Es imposible que haya hecho eso solo, el occiso era en peso y en tamaño superior a Adrián”, expone el abogado de la familia, explicando que la muchacha dijo no haber participado en eso. La tesis de los abogados, es que el muchacho no estuvo solo, que necesariamente tuvo que contar con ayuda. Y apuntan la complicidad hacia el padre del menor, “es el más fuerte (de los que estaban en la casa), y por la fuerza podrían haberlo levantado entre los dos”. Flores Gallegos sostiene que Islas Parra no llevó a entregar a su hijo, sino que la Policía Ministerial estaba afuera del domicilio, esperando la orden de cateo para entrar. “Ahí lo entregó, afuera de su casa”. Según el abogado, muchas cosas -en la parte de la investigación- no se hicieron debido a que el periodista contaba con el apoyo de la entonces subprocuradora María Elena Andrade. “No se pudo avanzar antes”, comenta en alusión a lo que consideran la actitud desde la Subprocuraduría. De seguir la consecuencia que padres y abogados han enfocado, el proceso judicial tendría que llevarse en un Juzgado de adultos, ya no de jóvenes, y en el Nuevo Sistema de Justicia Penal. “Una de las teorías de nosotros, si el niño se echaba la culpa, él sabía que iba a alcanzar fianza, es el primer caso que se revoca, una fianza por la gravedad del delito. No es lo mismo nueve años que cuarenta”, expresa respecto a las penas, la del menor y la del adulto en probable responsabilidad. “La Procuraduría ha estado retomando la investigación con mucho sigilo, por la persona que se trata, pero está haciendo buen trabajo hasta ahorita”, sostiene Flores, quien, afirma, en la reconstrucción de los hechos saldrá la verdad de lo sucedido. “Es un tema bien difícil, es un tema que va a tronar los próximos meses, pero lo único que se busca es llegar a la verdad. El tener la tranquilidad de que si hay alguien más que participó en el homicidio, sea castigado. Si la Procuraduría determina que no lo hay, que sería imposible que alguien más haya participado, la familia lo asumirá como una verdad”, adelanta. Conciencia tranquila: Islas “Yo nunca he cometido algún delito, aquí estoy, recuerdo esa denuncia en que me señalaban como copartícipe, que yo había sido y mi hijo se había echado la culpa, porque sentenciar a un adulto eran 50 años de prisión, y en cambio a un menor, 10 años. Es una exposición verdaderamente tonta, cuanto puedo durar yo de vida”, dice de entrada  el periodista Víctor Islas Parra. El columnista de “La Estampida de los Búfalos” indica que su hijo pudo haber comentado que nada declararía, sin embargo, le sugirió decir la verdad, todo lo que pasó. “Le dije, esto tiene que llevarse hasta las últimas consecuencias, tú declara todo lo que pasó. Ya en una ocasión lo declaré, yo colaboré en las investigaciones, yo presenté al muchacho, a mi hijo, ante las autoridades, ante la subprocuradora María Elena Andrade, el subprocurador  Juan Carlos Buenrostro. “En ese sentido, pues aquí estoy”, reafirma Islas, y sobre esta última denuncia: “Hasta el abogado más pendejo sabe que un asunto juzgado, juzgado está. Los que cometieron este delito ahí están, lo están pagando. Mi hijo y la muchachita están ahí adentro, pagando por ese delito. Ahorita mi prioridad es atender a mi hijo, visitarlo sábados y domingo, nunca hemos dejado de visitarlo, ahí estamos de nueve a una de la tarde con él, procurando que se reencauce física y mentalmente”. En cuanto a la tesis de los abogados de la familia del joven victimado en el sentido que  resulta inverosímil que el periodista  no haya escuchado golpes y gritos, Islas Parra enfatiza: “Yo no me di cuenta de nada. Hasta el día siguiente supe, me comentaron que habían acudido unos agentes de la Policía Ministerial. Entonces hablé con Adrián para preguntarle qué había sucedido, ¿tienes algo que ver en este asunto? Y me dijo que sí. “Le comenté que necesitaba presentarlo ante la autoridad, le dije que ni siquiera tenía la oportunidad de que se fuera, pues sería una zozobra para mí, andaría a salto de mata, podría pasarle algo y no sabría dónde estaría, en cambio aquí lo tendría cerca”, La respuesta vino inmediata, “adelante”, le dijo el muchacho. — Dicen que no ha habido reconstrucción de hechos porque se solicitó el juicio abreviado… “Siempre facilité todo a la autoridad para que hiciera lo que se considerara conveniente, que se metieran a mi casa, que se llevaran videos, facilité absolutamente todo”. Islas Parra dice no entender por qué ahora insisten con la denuncia: “Yo no voy a hablar mal de los papás, jamás, ni de ningún miembro de la familia del muchacho. Ellos cargan un dolor más inmenso que el mío. Yo traigo un costal en la espalda muy fuerte, para mí es muy doloroso que mi hijo esté privado de la libertad. “Creo que los padres son azuzados por alguien, creen que me van a asustar, ni siquiera los papás, pienso que son otros intereses los que andan por ahí, que van a azorrillar y voy a ir corriendo a ampararme. No voy a mover absolutamente nada en ese sentido, de que yo los vaya a demandar a ellos por difamación o por calumnias ni amparos, ni nada. Aquí estoy, tú me ves en la calle cuando ando en mis labores de periodista, ando solo, tengo la conciencia completamente tranquila de decirte, ningún delito he cometido, jamás en mi vida he cometido algún delito. Mi prioridad es que mi hijo salga de la cárcel y salga bien, esa es mi prioridad”, concluye. Nunca satisfechos El profesor Eduardo Oceguera -padre del menor asesinado- no se siente conforme con la sentencia dictada a la pareja de menores que participó en el crimen de su hijo. “Los reglamentos dicen una situación, pero nosotros creemos que no fueron suficientes, el daño que se nos ocasionó fue muy grande para una pérdida tan importante, la de un hijo amado”. Recuerda movilizaciones y reuniones, primero tras la muerte de su hijo, luego para rechazar una propuesta de reforma para aligerar las penas contra adolescentes, que finalmente no pasó. “Nosotros lo que queríamos es que se incrementaran las sanciones para menores”, refiere el profesor Oceguera, quien también se han enfocado a participar en cursos de superación, buscando dejar atrás el amargo dolor causado por el asesinato de su hijo. “Ahora está la muchacha a punto de salir. Creemos que la estrategia de sacar el caso de aquí y llevárselo a Tijuana, pues va a facilitar las cosas, nosotros no vamos a estar al pendiente, el caso para nosotros ya se cerró con los licenciados que traíamos, ya quedó cubierto, esto sería de nuevo invertirle a algo que quisiéramos poder olvidar”. En cuanto al giro que buscan darle ahora, Oceguera comenta que no es nuevo, ya que nunca se sintieron satisfechos con la idea de que en el crimen solo participó la pareja de menores. “La situación donde se dan los hechos, los papás presentes en la pared de enseguida, donde hicieron todas sus atrocidades, nos dice muchas cosas que no nos dejó para nada satisfechos. Siempre hubo esa inquietud, después ya pensando fríamente hicimos el planteamiento a los licenciados en cuanto a que si se pudiera revisar eso, involucrar a las autoridades para que hicieran una investigación más profunda y ver si había más gente involucrada”, expone. Desde antes ya se había planteado esa inquietud, pero en la Procuraduría no le dieron seguimiento. En cuanto a la reconstrucción de los hechos, el maestro de educación básica la considera necesaria, dado que se les hacía que los dos jóvenes estaban muy débiles para hacer lo que hicieron, para cargar el cuerpo. Ahora con Perla del Socorro Ibarra como procuradora, buscan que se reabra la averiguación, ya que aún está en términos, y así constatar fehacientemente si en el crimen solo participaron los jóvenes o si hubo “alguien, o algunas personas más”, refiere el padre de “Charly”, e insiste en que la única intención es que se aclare bien lo sucedido. Después de haber interpuesto  la denuncia -julio 2014-, dejaron pasar un tiempo prudente para que en la dependencia hicieran el seguimiento de la investigación. Estimaron el tiempo perentorio en seis meses, el cual ya ha transcurrido. Ahora esperan resultados.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio