“Mortal” y su poder de esperanza


 
Espectáculoz Lunes, 5 Enero, 2015 08:00 PM

Tuvieron que pasar más de veinte años de hacer música compartida, con sus correspondientes pausas entre proyectos, para que Saúl Hernández se diera tiempo de crear un álbum por cuenta propia y vivir la experiencia íntima del proceso. El resultado de la entonces titubeante decisión fue “Remando” (2011) y, ahora, la continuación con firmeza es “Mortal” (2014). Uno es consecuencia del otro, pero ambos crecieron de poco en los escenarios y son el cierre de una trilogía simbólica que el cantante une entre sí con la gira “La Memoria de los Sentidos, Canciones y Caminos”, que hizo en 2012 para compartir con la gente el origen de sus composiciones. “`Mortal’ ya viene a sacarlo todo, ya es una exposición mucho más hacia afuera, sónicamente hablando, de las canciones. Es un disco mucho más frondoso, más duro, es un disco que ya avienta más hacia afuera. Son dos poderes: el poder de la fragilidad que es ‘Remando’, y el poder de la esperanza que es ‘Mortal’”, declaró en entrevista con ZETA, el músico que se dio a conocer con Caifanes y Jaguares. De lanzar “Remando” como una prueba para descubrir su nuevo andar y tocarlo en lugares pequeños, Hernández terminó promoviéndolo en sitios como la Sala Nezahualcóyotl de la Ciudad de México y el Teatro Degollado de Guadalajara, Jalisco. Esa aceptación de la gente por el material, la tomó como un acto generoso del destino, que debía rematar dignamente y contrastarla con la cautela e introversión que vivía. “(Todo el aprendizaje se va acumulando) Totalmente, y todo lo que vas aprendiendo se va reflejando en tu trabajo. Creo que esos mundos (musicales) los voy descubriendo en el momento, a menos de que diga ‘ahora quiero incursionar en el mundo del folclor mexicano’, entonces ya me metería a trabajar algo más en concreto. Yo soy un poco más surrealista en ese sentido, voy adaptándome al momento, a como la creatividad va abordando en ese momento las canciones y la información que va obteniendo. Ahí es donde voy entrando a complementar estos mundos creativos que empiezan en la imaginación y terminan aterrizando hasta que se hace una canción”, explicó. “Fuerte”, “Miedo”, “La Vida No es Igual” y “Te Levantaste”, son algunos de temas que componen “Mortal”, pero “Me Buscaré” es quizá el más emblemático, al ser cantado por su hija Zoey, quien anteriormente ya había colaborado con él, aunque esta vez lo hizo “mucho más armada” porque “ella lidera toda la canción”: “(Fue) Muy mágico, muy especial… es un pedazo de pureza en el disco”, agregó su padre, para después externar en qué momento lo deja este nuevo ciclo en solitario: “(En) Un momento muy abierto. Un momento donde regreso a esa ilusión de cuando tenía quince años. Todo me está sorprendiendo. Todo aparentemente es nuevo otra vez, y ‘Mortal’ llegó como a confirmar esa emoción que tuve con ‘Remando’. ‘Mortal’ la viene a cobijar de otra manera. Ya es un trabajo de irlo elaborando por tres años y, aun así, siento esta ilusión otra vez. Me siento como un músico que está aprendiendo mucho, que está descubriendo otra vez muchos caminos para explorar. Me siento un músico que se está descubriendo a sí mismo, que todavía hay algo adentro que no tenía muy claro y ahorita empieza a salir”. El que Saúl Hernández llegara a ese punto no ha sido del todo fácil, ya que en su nombre recae la importancia de dos agrupaciones que juegan una pieza clave del rock nacional y que ha liderado, para ser la voz de varias generaciones. Sin embargo, dar con un equilibrio interno y saber manejar una dualidad entre estar solo o con Caifanes y su regreso, fue algo en lo que “no había de otra”. Así aprendió a reconocer que el tiempo es valioso y se debe aprovechar, enfocándose primero un proyecto y luego en otro, por más que quiera abarcar ambos. “Cuando voy a abordar un trabajo con mis compañeros de Caifanes, solo pienso en ellos, me pongo a componer pensando en ellos y, cuando voy a hacer algo en solitario, me quedo en mi rincón buscando mi propio espacio y mi propio lenguaje”. No hay más, a final de cuentas, el “Caifán” también aceptó su mortalidad.   Lo que no reconoce y, afirma, no consentirá en ninguna forma, es la situación de violencia e impunidad que actualmente se vive en México: “Veo un dolor muy grande en todo el país, hablo como ciudadano, como un ciudadano más de todos los que estamos consternados por lo que está pasando. Cómo pasan las cosas, cómo pasan los años y seguimos siendo golpeados por esta violación a los derechos humanos, y finalmente, a estos actos de barbarie en contra de la humanidad. En este caso fueron los (43) estudiantes (de Ayotzinapa) las víctimas de estos abusos incomprensibles, pero si echamos un poquito atrás la historia nos vamos a Acteal, nos vamos a Aguas Blancas, a Atenco, a los niños que acabaron quemados en una guardería. Nos vamos al ‘68, al ‘72 con los halcones y más atrás”. Un parámetro del pensar de Hernández, es que “Mortal” tiene como portada la emblemática imagen del muralista David Alfaro Siqueiros, tras las rejas de Lecumberri, cuando estuvo como preso político: “Finalmente estamos hablando de una falta de estructura de los derechos humanos del país, estamos hablando de un abismo muy grande entre el Estado y la sociedad, y en este momento estamos hablando de un crimen de Estado, porque el Estado fue quien entregó a los estudiantes y el Estado tiene que dar la cara, porque (fue) quien se los llevó (en) patrullas con placas de la Secretaría de Seguridad. ¿Quién los entregó? pues el alcalde, y él forma parte del Estado. Es incomprensible, finalmente van a pasar muchos años y creo que millones de mexicanos nos vamos a seguir preguntando cómo pasó,  por qué pasó y por qué estamos llegando a vivir esto: campesinos inocentes, gente inocente que está brutalmente barrida por una barbarie inconsciente. Obviamente nos preocupa a todos, y veo también una solidaridad muy poderosa en el país”. Considerando que este momento se presta para una reconstrucción social, el artista piensa que la mejor reforma a implementar es la de conciencia, ya que “ninguna reforma va a funcionar si no entramos de lleno a nuestros problemas y recuperamos ese camino social de desarrollo”. Los Ángeles, California, y Bogotá, Colombia, fueron sede de los últimos conciertos que Saúl Hernández y su “Mortal” ofrecieron en 2014. Pero a finales de febrero del próximo retomará la gira de promoción para ir a Guadalajara y Monterrey, antes de tocar el 14 de marzo en el Festival Vive Latino en la Ciudad de México. En cuanto al anuncio de más fechas que confirmen su visita al Noroeste, concluyó: “Para mí ‘Mortal’ es tan importante como Caifanes, así que vamos a trabajar para que la gira pueda llegar a donde nos abran las puertas básicamente. Armar una gira y no ir a Tijuana es no tener gira”.  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio