México será lo que nosotros seamos


 
Cartaz Lunes, 26 Enero, 2015 04:00 PM

El pueblo de México está muy dolido, confundido y decepcionado; ya no encuentra en quién confiar ni a quién acudir porque no es tomado en cuenta, por eso no es escuchado su lamento por perder a sus seres queridos, ni el apoyo necesario para defender a varios miles de fetos perseguidos. Mientras unos gozan destruyendo lo que no aman ni respetan, otros lloran por los que han perdido o por hambre porque no encuentran trabajo ni apoyo para encontrarlo, las empresas que lo tienen no contratan a los adultos de 40 años o más. Porque ya los consideran viejos que no producen lo necesario, según cada empresa, y porque les exigen un grado de educación escolar que no pueden adquirir: a veces por falta de cupo en las escuelas, otras veces por falta de atención de los maestros que siempre están en huelga. O porque se convierten en vándalos destructores. Los viciosos porque ya todo es legal, como no encuentran trabajo, roban para conseguir la dosis según su adicción y el compromiso del grupo al que pertenecen, ellos sí se comprometen para protegerse de los grupos que persiguen a los que a diario consiguen la droga que necesitan para compartirla juntos; si se oponen se las quitan. Como ellos, el pueblo sin vicios, también debemos estar unidos, para defender los bienes y el cuidado de los hijos; si no lo hacemos nosotros, morirán desprotegidos y así moriremos todos por falta de entendimiento, compañerismo, respeto para el que camina enfermo enfrentando su destino sin tener quién lo comprenda ni lo auxilie en su camino; ya es tiempo de reflexión, nuestra patria se enajena, poco a poco van tomando lo que más les interesa, para cobrarse la deuda. Nuestro suelo ya se encuentra empeñado y restringido, unámonos y, con trabajo, tratemos de refrendarlo ante los bancos que lo tienen empeñado, pagan los intereses compitiendo en su terreno con la economía del pueblo. Que cada región unida produzca con su moneda, lo que todos necesitan y reinvierta en provecho de todos los que trabajan reinvirtiendo las utilidades comprando juntos, acciones de la empresa en que trabajan. Así serán poco a poco, los pilares de su empresa, dirigiendo su trabajo como a ésta le convenga, para que el mismo trabajador produzca más en la empresa para beneficio del trabajador y su familia; el fruto se duplicará si la familia es austera, con su ahorro crecerá; si esto se hace en conjunto, México será más rico y podrá cobrar tributo para ser competitivo.   Vicente Martínez Méndez Tijuana, B. C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio