Indigentes, cada vez más comunes en la capital de Baja California Sur


 
Ezenario BCS Martes, 13 Enero, 2015 08:00 PM

Las fiestas de fin de año sin duda es la época que quizá sea la más importante en cuanto a convivencia familiar, cenas, regalos y alegría, sin embargo, del otro lado de la moneda está la cara de la pobreza, necesidad y tristeza. Tal es el caso de un grupo de indigentes, que por más que parezca imposible, pasaron los festejos encerrados en la fuente danzante del Gobierno del Estado, situada al pie de la explanada del palacio de gobierno. Don Güicho, Gaspar, Silveriano y Víctor Manuel, son víctimas de las infortunios de la vida, su suerte los ha llevado a sobrevivir en condiciones de calle, hoy en día estos cuatro compañeros han optado por resguardase de las bajas temperaturas en la fuente sin agua. Con tan solo una cobija y las ganas de vivir, pasan los días y, por si fuera poco dos de ellos  padecen problemas físicos, a don Gaspar le amputaron una pierna, y Silveriano padece serios problemas que lo llevan a traer consigo una sonda. Don Gaspar platica que eligieron dicha fuente como refugio “porque no tenemos dónde estar, porque aquí estamos resguardándonos del frío”, explicó. Silveriano por su parte tiene doble dificultad, y es que por sus raíces indígenas se le dificulta hablar español y comunicarse, “¿Cómo les fue a finales de año?  (Sin comprender) Es que yo casi no hablo español”, respondió. Desde Guerrero Negro llegó Don Gaspar para ser intervenido de su pierna, tras ser atropellado, y al no poder trabajar perdió su casa y ahora vive en la calle como puede, sin embargo dijo que si siguen en la calle es por la falta de ayuda, “que me ayuden. ¿Qué ayuda le pide usted a las autoridades? Mi casa de Infonavit, ya no puedo trabajar”. Es evidente que el número de personas en situación de calle ha incrementado en la ciudad de La Paz durante los últimos diez años, ahora es común verlos en cruceros, bordos, centrales de abasto y muchos sitios más trabajando o bien pidiendo dinero. Ante la ley los indigentes, por supuesto, tienen los mismos derechos inherentes a todos los seres humanos. “A un buen trato por parte de las autoridades, cualquier situación, todos los derechos que podamos tener tú y yo, los derechos humanos son inherentes a las personas por el simple hecho de serlo, no es que tengan un estándar menos su situación, es diferente su situación pero su catálogo de derecho son el mismo”, apuntó Arturo Ruiz, Visitador General de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). Pese a que las autoridades son conscientes del problema que crece día con día, en la capital del estado no existe institución alguna que se dedique de lleno al cuidado y tratamiento de estas personas. La CEDH comenta que sin un órgano que se ocupe de atacar dicho fenómeno de fondo no hay mucho por hacer, ya que solo se atienden quejas de manera aislada. “Más allá de que tengan o no derecho, sino que no se ha estipulado qué institución se va a hacer cargo del problema”, finalizó. Son muchos los factores por los que una persona puede llegar a condiciones de calle, desde malas elecciones de vida, hasta eventos desafortunados, en la mayoría de los casos, los indigentes son dependientes de algún estupefaciente. Sin embargo los derechos humanos son universales y, es preciso que se constituya lo antes posible una institución gubernamental que se encargue de tratar de reintegrar a la sociedad productiva a dicho sector.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio