Es la educación, tontos


 
Lunes, 12 Enero, 2015 04:00 PM

No pretendo insultar a nadie, solo parafrasear a Bill Clinton, cuando desde la minúscula Arkansas, en 1992, retaba al entonces popularísimo Presidente George Bush padre, con la frase “It’s the economy, stupid”. Estados Unidos, país más rico del mundo, estaba entrando a un periodo de recesión y saliendo triunfante de la tormenta del desierto, el Presidente pretendía reelegirse con el estandarte del “éxito” de su política exterior, pero el joven y casi desconocido gobernador ponía los puntos sobre las íes ganando el posicionamiento del debate, demostrando no solo su genio político sino su visión de estadista, a la postre, Clinton ganaría la elección y llevaría a la nación más poderosa del mundo a un largo periodo de bonanza económica. En México creo que es tiempo de que los mexicanos les digamos a los personajes y las fuerzas que se disputan la nación, “es la educación, tontos”. El capitalismo triunfó sobre el feudalismo porque abrió la puerta a la permeabilidad social, multiplicando oportunidades para los ciudadanos, siendo la educación la principal de éstas, por eso hay una relación inequívoca entre estabilidad política, logros económicos, bienestar social y el acceso eficiente a un sistema educativo de calidad. La falta de ética de la responsabilidad de la clase dirigente de los países subdesarrollados, como el nuestro, se traduce en mediocridad educativa que multiplica la pobreza, con todas las consecuencias sociales que se derivan del peor de los males. La riqueza y bienestar de los países desarrollados, se construyó sobre una  base que se llama educación, fundada en el fortalecimiento de un magisterio bien pagado, formado por los Estados con estándares de calidad, por eso es irónico que en México nuestra burocracia ciega, hipócrita y perversa, convierta a los maestros en el chivo expiatorio de sus pecados. En nuestro país, cualquier persona que aspire a convertirse en profesor tiene que aprobar un examen, en nada más fácil, que el que se aplica para ingresar a una universidad pública de calidad, por lo que al terminar satisfactoriamente su etapa de formación magisterial, debería estar preparada para impartir educación de calidad, luego entonces, si reprueba el examen para obtener una plaza, quien reprueba, es el Estado y quien lo dirige. El tema de nuestro rezago educativo urge más que cualquier otro si queremos salir del subdesarrollo, las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE lo explican con claridad: México ocupa la quinta posición entre las naciones que peor pagan a sus profesores en relación a los 34 países que conforman la entidad; De entre las personas que tienen de 25 a 64 años, o sea en quienes descansa la economía del país, el 64 % solo tiene estudios secundarios o menos; México tiene la proporción más alta de alumnos por docente de los países miembros; somos el número 31 en cuanto a gasto anual por estudiante en preescolar, el 33 en primaria, 32 en secundaria, el 27 en educación superior; el 55% de los alumnos de 15 años no alcanza el nivel de competencias básico en matemáticas, menos del 1% alcanza el nivel más alto; en lectura, el 47% no alcanza el nivel de competencias básico, menos del 0.5% alcanza el nivel más alto; en ciencias, 47% no alcanza el nivel de competencias básico, menos del 0.5% alcanza el nivel más alto. Estimo que en este 2015, veremos al PAN atormentado por su pasado y su presente nada transparente, hablando tímidamente de corrupción y fracaso en la lucha contra la delincuencia; al PRI, reeditando el discurso triunfalista del salinato; al PRD, con su mea culpa, presumiendo de sus logros en el Distrito Federal, desesperado por retener a su electorado ante el avance de morena y su Peje inmortal, quien hablará por todos los suyos describiendo la tierra prometida en la que la corrupción desaparecerá como en el cielo; a los verdes, comunicando su exitosa demagogia y exigiendo pena de muerte para los toreros; a los demás partidos, perdidos en el espacio; y a los ciudadanos aburridos de la palabrería. ¡Feliz año nuevo!   Jesús Alejandro Ruiz Uribe fue dirigente del PRD en Baja California, ex diputado local por el mismo partido y actualmente es Rector del Centro Universitario de Tijuana en Sonora. Correo: [email protected]  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio