Empresario denuncia hostigamiento del IMSS


 
Noticias del día Sábado, 24 Enero, 2015 04:39 PM

Para el ingeniero Luis Roberto Williams Blanco la relación con el Instituto Mexicano del Seguro Social se ha vuelto un infierno. Se dice hostigado desde la dependencia federal ya que le han “inflado” los montos que debe, tras varias auditorías a sus trabajos, todo desde la perspectiva unilateral de la dependencia. Después de una serie de revisiones hechas desde el IMSS, los montos en su contra se elevaron, se le sumaron recargos, que para su mediana empresa son imposibles de pagar. A raíz de eso le bloquearon su registro patronal, lo que implicó que una veintena de sus trabajadores y sus familias quedaran desprotegidos. “Los patrones se evitan todo esto pagando”, dice por su parte el subdelegado del IMSS en Mexicali, José Ramírez Román en alusión a las cuotas obrero-patronales. Por su parte el contratista señala que desde la dependencia le han tratado de sacar dinero a cambio de desbloquear el trámite, a lo cual se negó, lo que significó una mayor cerrazón por parte de los funcionarios del organismo. Expuso que ante la situación tramitó un amparo contra la unilateral decisión desde el IMSS, el cual desde el pasado 27 de noviembre se emitió parcialmente a su favor, pero en el Instituto retardaron su cumplimiento, que es desbloquear su registro patronal, lo que le ha impedido seguir laborando. Williams Blanco explicó que es ingeniero civil dedicado a la construcción, es contratista mayormente para las tiendas de Oxxo –construcciones y remodelaciones– desde hace tres años. “Por una falta de visión o tacto, yo de alguna manera incumplí con tres obras, las cuales me fueron auditadas. Lo que pasa es que aplican la ley a su completa discreción, aplican artículos que son brutales para el contribuyente. Si bien es cierto que pudieran haber quedado algunas cuotas pendientes, las que no hay más que solventarlas. Pero inflan volúmenes y superficies de las obras”, aseguró el contratista. Refiere que el Seguro Social tiene un departamento técnico el cual va y revisa. Pero en los Procedimientos Administrativos de Ejecución –que son los resultados de las auditorías– le aumentan 70, 80 por ciento más de lo real. “Cuando te piden los requerimientos, para ingresarlos hay problemas, primero te hacen sentir la confianza de que en realidad no los ocupas, que todo se va a arreglar, pero cuando te salen después con un resultado de 400 mil pesos de adeudo, incluido multas, más 100 mil para Infonavit”. Comenta que ante esa decisión unilateral, ellos lo apelaron ante el Tribunal Fiscal Federal –con sede en Tijuana–, que aún está en proceso y que puede tardar más de un año. Mientras, han tenido que comprar una fianza para garantizar ese pago y aun así les concretaron otras medidas, como el bloquear las cuentas bancarias de la empresa constructora sin mediar notificación por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social. Tanta brutalidad El contratista comenta que las cuentas estuvieron bloqueadas por cerca de cinco semanas en total. Esto fue en octubre del año pasado, la primera semana de noviembre intentaron ingresar al portal del IMSS para dar de alta una obra que tenía asignada por haber ganado el concurso, pero en el Departamento de Afiliación se encontró con la sorpresa de que su registro patronal se encuentra suspendido, justificándose en el artículo 251 de la Ley del IMSS Ante esto, solicitaron la protección de la justicia federal a través de un Amparo que quedó asentado con el número 748/2014, interpuesto en el Juzgado VI de Distrito –que encabeza el juez Pedro Jara Vargas– y el 26 de noviembre el juez emitió su decisión y en el Auto del incidente les fue negada la suspensión definitiva solicitada por el contratista –vía su abogado–, pero en el resolutivo Tercero se presume cierto el acto reclamado al Subdelegado del IMSS en Mexicali dado que no rindió el informe previo solicitado. Esto significó que el juzgado federal resolviera para que las autoridades responsables les liberaran el registro patronal ante el IMSS “a efecto de que el agraviado esté en aptitud de cumplir con sus derechos y obligaciones fiscales, dar de alta a sus trabajadores así como registrar las obras de construcción a su cargo”. El caso es que la reapertura se hizo hasta el 7 de enero, pero quedó bloqueado el sistema para poder registrar a los trabajadores. “Yo prácticamente estoy destrozado. Me importa porque tengo más obras por delante. A mi gente la dieron de baja, es una manera brutal de presión, no tienen por qué meterse con los derechohabientes”, sostiene Williams Blanco, quien considera que esos funcionarios han cometido una serie de tropelías amparados en la nobleza del Instituto Mexicano del Seguro Social, mal utilizando los puestos públicos. Hay que pagar El Subdelegado en Mexicali del IMSS, José Ramírez Román recurre a una frase que define la política institucional, “Al patrón que quiere pagar y no puede, se le ayuda; Al que quiere pagar y no sabe, se le capacita, pero al que puede pagar y no quiere, se busca que pague”, sintetizó el funcionario en alusión a los señalamientos del constructor mexicalense Roberto Williams. El funcionario federal explica que de entrada que cuando un patrón no paga, lo primero es hacerle una visita, citarlo y buscar aclarar la situación. “A él no lo encontramos, ahí tenemos fotos y todo”, refiere Ramírez Román añadiendo que al segundo intento sin haber localización se le da de baja. “Él se acerca con nosotros y nos dice que él es, que ahí está”, comenta Ramírez Román insistiendo que en el domicilio fiscal registrado no se le había podido localizar. En la siguiente visita –el lunes 5 de enero– ahí en ese local se encontró a un señor de nombre Felipe Valenzuela, identificado con credencial de elector y quien aseguró que ahí era el domicilio fiscal del constructor mencionado. La localización implicó que se le diera nuevamente de alta en el registro patronal, pero el trámite incluye que el patrón tenga que dar de alta nuevamente su firma digital. “Es lo que muchos patrones no hacen, se les restituye su registro patronal, pero no vienen a dar de alta su firma digital”, explica el funcionario federal. Según explica José Ramírez Román, él fue dado de alta a partir del 1 de noviembre del 2014 ya que el sistema nacional del IMSS le reabre el registro un día después de que fue dado de baja. En el caso del Satic –el sistema digital para dar de alta a sus empleados– Ramírez comenta que también es parte del sistema nacional, lo que implica que de aquí al lunes 19 de enero de 2014, le pueda ser reabierta esa opción. De que le han obstaculizado los tramites y que le han pedido dinero para destrabar esto, el Subdelegado del IMSS en Mexicali revira: “Aquí no se le conculca el derecho a nadie, si él tiene las pruebas de que alguien le pidió dinero, pues que haga la denuncia penal, que acuda a las instancias correspondientes”, mencionando entre éstas la Procuraduría de Defensa del Contribuyente. Para Ramírez Román, se trata de un caso resuelto. Finalmente se le comenta a Ramírez Román sobre la situación económica que atraviesan las empresas y la posible flexibilidad del IMSS en todo este tipo de casos, a lo que el funcionario federal esgrime: “El Seguro sigue dando consultas, sigue surtiendo recetas, el Seguro sigue operando, pagando pensiones”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio