“Dirty Dancing” llega a Broadway San Diego


 
Espectáculoz Lunes, 5 Enero, 2015 08:00 PM

“Dirty Dancing” es la historia de un baile candente que da vida a “Baby” Houseman, una chica de familia conservadora, gracias a las sensuales lecciones de “Johnny Castle”, el instructor de baile del exclusivo resort donde ambos personajes se conocen. Esta historia, que llegó a la pantalla grande en 1987 con las actuaciones de Jennifer Grey y Patrick Swayze, en 2004 se transformó en una exitosa obra musical en Australia y tardó cuatro años para llegar a Chicago. Ahora, Broadway San Diego ha incluido esta producción dirigida por James Powell dentro de su temporada 2014/2015, de tal suerte que será la oferta con la que empieza el año en el Teatro Civic de la vecina ciudad, con funciones del 6 al 11 de enero. A propósito de esta próxima parada de la gira nacional que comenzó en agosto en Washington, D.C. y concluirá en junio en Charlote, Carolina del Norte, ZETA tuvo oportunidad de conversar con Emily Rice, actriz que comenzó a trabajar en teatro musical cuando apenas era una adolescente, y a la fecha encarna el personaje de “Lisa Houseman” en este recorrido de “Dirty Dancing” que en unos días más hará su debut en San Diego. — ¿Cómo te involucraste en el teatro, específicamente en el teatro musical? “Yo empecé haciendo en la escuela y siempre me gustó la música, creo que esto fue porque crecí oyendo musicales viejos, mi papá tenía muchos discos viejos de la era dorada y yo crecí así, y pues estuve en mi primera producción profesional cuando tenía 14 años. Estuve en ‘El Mago de Oz’ cuando vino de gira en Dallas, yo fui parte del ensamble, y en la preparatoria seguí haciéndolo en mi escuela, y me involucré en obras locales y en campamentos; uno de ellos fue el Broadway Theatre Project, en Tampa, Florida, yo fui ahí un par de veranos durante la preparatoria, y entré a unos programas en Elon University en Carolina y ahí fue donde recibí la mayoría de mi capacitación, (luego) empecé a trabajar profesionalmente, al graduarme tuve un par de buenos trabajos y de ahí seguí adelante”. — ¿Qué importante fue para tu carrera “A Chorus Line”? Estuviste en la gira nacional. “Sí, fue realmente importante y una persona clave en mi vida profesional fue Bayoork Lee, nuestra directora, ella estuvo el elenco original, por supuesto, fue mi mentora y mi maestra, y fue muy importante para mí, para que entendiera el medio y tener idea de lo que era ser un actor profesional y hacer ocho funciones a la semana, hasta comprender cómo es la vida de una gitana, por eso con esa gira sabía que esperar, porque tuve esa experiencia hace cuatro años. Yo fui una ‘swing’ en ‘A Chorus Line’, y aprendí mucho cubriendo seis papeles, es muy bueno eso para desarrollar un rol, saber los roles de seis personas. ‘A Chorus Line’ es el corazón y el alma de lo que siento por el teatro, creo que es una primera obra muy buena para un actor, porque te enseña lo que es el trabajo duro y la perseverancia y pasión por el arte”. — ¿Qué tan difícil es Broadway? “Creo que es definitivamente un campo difícil, tienes que suportar mucho rechazo. Tengo una amiga que acaba de audicionar cuatro veces y no le dieron el papel hasta que audicionó por quinta vez y le dieron el rol, ella está ahorita en la gira de ‘Wicked’. Necesitas mucha perseverancia y mucha resistencia, y amigos que te apoyen. Para mí, mi fe es muy importante, y tener esa estabilidad y seguridad, porque entonces sabes que si no te contratan para un espectáculo, otro vendrá. Creo que requieres mucha paciencia y fe porque no es un trabajo estable, y aunque estés en una obra de Broadway, puede terminar en dos meses, y de ahí tal vez no trabajes en mucho tiempo. Entonces necesitas mucha pasión por el arte y por este trabajo”. — ¿Cómo conseguiste un papel en la gira nacional de “Dirty Dancing”? “A propósito de dificultades, me habían llamado después de audicionar para ‘Cinderella’ tres o cuatro veces y no me dieron el papel, estaba tan decepcionada, a la semana siguiente me habló mi agente y me tenía una cita para esto, audicioné para el rol de ‘Lisa’, no me dieron otra cosa, solo me dieron el material, tuve que audicionar cuatro veces antes de que me dieran el rol. La primera vez fue con un asistente, la segunda vez vino el director de reparto, la tercera vez llevaron al director musical, y la última vez el director y el escritor estuvieron ahí. Fue un proceso de cuatro pasos y todo sucedió en una semana, me mandaban a mi casa y me decían, ‘¿puedes volver mañana?’. Y cada vez que regresaba, veía menos gente en el pasillo esperando detrás de la puerta”. — La obra tiene que ser muy exigente para la voz y el cuerpo, porque es mucho canto y baile. ¿Cómo fue la etapa de ensayos? “Sí.  Definitivamente tienes que descansar y tengo que ser muy disciplinada para dormir y proteger tu tiempo libre para reposar, lo cual no es mucho. Tienes que asegurarte de calentar, tenemos un director (musical) fabuloso que es Alan Plado, él siempre se asegura que calentemos y nuestros capitanes de baile también son increíbles, al guiarnos sobre todo durante los ensayos y el calentamiento físico, mi rol no es tan complejo físicamente como el de los bailarines, que es increíble y lo que hacen es impresionante. Así es que calentamos, reposamos lo más que podemos y rezamos para no rompernos”. — ¿Cómo describes la puesta en escena de “Dirty Dancing”? “Diría que la música y el baile son eléctricos, y eso, por sí solo, vale la pena verlo, la banda está en el escenario con nosotros y es una banda fabulosa, y la música, junto con el baile, realmente son emocionantes. Es bueno ver la película, volver a la vida, el público enloquece desde el primer toque de tambores, creo que muchos fans de la película vienen a ver la obra que es muy parecida a la película, excepto un par de canciones que se agregaron, y creo que a la gente le encanta la historia de amor entre ‘Johnny Castle’ y ‘Baby’”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio