De la carcajada a la reflexión


 
Espectáculoz Lunes, 26 Enero, 2015 08:00 PM

Sylvia Pasquel se enfrenta a un reto más en 46 años de trayectoria artística, al realizar por primera vez un monólogo. “No Soy Feliz, pero Tengo Marido” ha sido todo un acierto desde que comenzó gira. Con más de 120 representaciones con teatros llenos, la actriz ha demostrado que su trabajo vale por sí solo y que, al final de cada función, el aplauso del público es su mejor regalo. “La historia trata de un matrimonio común y corriente, como hay muchos, que está compuesto por Viviana y Jorge, que se casan en 1987 porque ella está embarazada, a través de la primera parte de la obra se verán todos los eventos afortunados y desafortunados de su matrimonio, hasta llegar el momento de que cumplen 25 años de casados y Jorge le dice que como regalo de bodas, se va a ir con otra, que la va a abandonar”, expresó Pasquel en entrevista con ZETA. Original de Viviana Gómez Thorpe, bajo la dirección de Claudia Ríos, Sylvia representa a “Vivi”, una tierna, solitaria e incomprendida mujer que luego de ser abandonada, tiene que vivir su duelo. “A Vivi todavía la sigo conociendo, todos los días que le doy vida sigo aprendiendo de ella, es una muy buena mujer, es tierna, incomprendida, solitaria, que desea ser amada, pero que nunca jamás se puso de acuerdo con el esposo para poder llegar a un entendimiento y a una vida feliz. Se casaron siendo completamente desconocidos y siguieron siendo desconocidos toda la vida. “El público no necesariamente se tiene que empatar en toda la obra, pero a veces vemos que se reflejan en ello, porque tenemos a Jorgito el constructor, Jorgito el que se va a trabajar a la casa, Jorgito el que está todo el tiempo pegado a la televisión, o Jorgito que es amante de su automóvil”, agregó la actriz. El éxito de la obra radica tanto en el texto como en la fabulosa actuación de la hija de Silvia Pinal, quien con una amplia carrera y las tablas en el escenario, maneja con excelso talento a Vivian, rompiendo la cuarta pared y enganchando con su actuación al público. “En la obra vemos muchas particularidades de los hombres y de las mujeres, vemos a la mujer que está eternamente tras la estufa cocinando, que no se cuida, que se va mimetizando con la escenografía, se vuelve como un mueble dentro de la casa, pero también tiene muchas sutilezas; por eso hay gente que la va a ver dos o tres veces, porque siempre que va le encuentra cosas, y como yo también improviso mucho, a la hora de hacerlo, yo le meto mis cosas. El texto de Viviana se respeta como es, pero a la hora de improvisar yo le meto mis chascarrillos y mis cosas”, dijo. “No Soy Feliz, pero Tengo Marido” ofrecerá dos funciones más hoy viernes 23 de enero, a las 6:30 y 8:30 pm. en la Sala de Espectáculos del Centro Cultural Tijuana (CECUT). Al final queda la reflexión: “Todos los días podemos empezar, no importa el género, no importa la edad, hoy te puedes decidir a ser feliz, pero tienes claro que tomar las acciones no te va a caer del cielo como si fuera una tormenta. Tienes que tomar las acciones para decidirte ser feliz, y es lo que hace Viviana: enfrentarse a sus miedos, vencerlos, vencer su tabú de la edad y tomar acciones”, finalizó Sylvia Pasquel.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio