Carta por un milagro


 
Cartaz Lunes, 12 Enero, 2015 04:00 PM

La vida tiene principio, en un ser tan indefenso, requiere de amor tan limpio como cuidados intensos. Conforme vaya creciendo necesita de atenciones, alguien le estará ofreciendo su cariño con canciones. Si la familia es unida no sufrirá frustraciones, pero si está desunida, ¡terribles las vejaciones! Pobres niños indefensos, que los maltratan padrastros, ¡sufren castigos intensos!, y en su cuerpo llevan rastros. En su corazón espinas, en la mente las cadenas, cicatriz por las heridas, ¡y en el alma las condenas! Su mente queda atrofiada, el corazón lo resiente, se vuelve tan desconfiado y se aleja de la gente. Por las noches siente frío, siempre despierta mojado, lo bañan con agua fría o lo encierran en el baño. ¡Y cuidado lo platiques!, ya no irás con tus abuelos, te dormirás con la peque, ¿por qué les chismeas al verlos? Si alguien le causa algún daño nunca sabe defenderse, pues en todos estos años trata siempre de esconderse. El padrastro es insensible, no les procura cariño, su mami no es tan visible, no le preocupan sus niños. Les pido que me perdonen, les ruego que no me peguen, no escuchan mis peticiones y no me dejan que juegue. Para qué quiero regalos, sin amor no los disfruto, ya no me causen más daño, recuerden que soy su fruto. Ejemplos salen sobrando, nos exige como adultos, la espalda me voy sobando por sus golpes, sus insultos. Tengo miedo de pedirles que me preparen comida; cuando me animo a decirles, mejor busco la salida. Dios que ilumine sus mentes, para evaluar su pareja, pues sí te tumba los dientes, ¿y para entonces lo dejas? Y le pediré a Diosito les regale otro corazón, porque están tan enfermitos porque les sobra razón. Por eso en esta Navidad zapatos y ropa interior, a mis hermanos con equidad y a mi mamita… ¡lo mejor! El motivo de la carta en épocas navideñas, no te pediré una casa ni piñata ni verbena. No te escribo por regalos, tampoco cosas que ocupo, espero no sean tan malos, aunque yo nunca los culpo. Te aviso que lo que quiero no se compra ni se vende, nada que ver con dinero, ¡hay un corazón muy verde! Quiero tiempo de calidad, pon tu amor y felicidad, tan siquiera por caridad, ¡milagro de esta Navidad! Joel Vizcaíno Parra Tijuana, B. C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio