Baja venta de arbolitos de Navidad


 
Ezenario Lunes, 5 Enero, 2015 08:00 PM

Abandonados en las calles desde los primeros días de enero, esta vez los arbolitos de Navidad en Ensenada sufrieron el desdén de los consumidores aun cuando estaban en todo su verdor en los distintos centros de venta que se abren por la fecha. Aunque esta temporada el incremento en el costo de los arbolitos fue mínimo, aproximadamente un 5 por ciento, la crisis económica, la baja en el poder adquisitivo, además del estado anímico de la población, no concurrió a que contemplara como una prioridad para el festejo navideño la compra de un “pinito”. “Estuvo muy ‘piojo’ este año, ya no hay cultura navideña, la ‘raza’ no tiene manera de comprarlos. En lugar de comprar un árbol, con lo poquito que ahorraron mejor compran la comida de navidad o cena de año nuevo”, considera Miguel Murillo, chofer del Departamento de Limpia del Ensenada. Pese a que la recolección fuerte de arbolitos desechados empieza después del 6 de enero, es común que unos cuantos sean tirados desde el 25 de diciembre, pero esta vez, al 30 de diciembre “apenas ha caído uno”, advierte el empleado de limpia. “Las ventas estuvieron muy flojas”, resume escuetamente un vendedor en el puerto. “Esperábamos que conforme se acercara la Noche buena mejoraría la situación, pero no mejoró”. Incluso previendo la situación y procurando no perder la inversión, los comerciantes este año compraron menos ejemplares que en la Navidad del 2013, hasta 35 por ciento menos. “Si antes trajimos a vender 2 mil árboles, ahora trajimos mil 500”. El precio final al consumidor va de los 300 a 600 pesos por arbolito, los más grandes llegan a costar hasta mil 200 pesos, “pero la gente no quiere pagar más de 500 pesos”. La fecha fuerte de ventas es entre el 30 de noviembre y 4 de diciembre, ahí como dicen, “le van midiendo el agua a los camotes”. Si llega el 15 de diciembre y no se ha vendido la mayoría, “ya valió”. Otro comerciante consultado por ZETA dijo que “para mediados de diciembre ya tenía vendidos el 75 por ciento de los árboles, y ahora no vendí ni la mitad”. Productores y distribuidores del sector revelaron que en los últimos seis años la tendencia ha sido a la baja, cada vez hay menos demanda por los arbolitos de Navidad naturales. Solamente este 2014, con relación al año anterior, se calcula una baja de ventas hasta del 30 por ciento. “¡Por supuesto!, esta vez se importaron muchísimos menos arbolitos que el año anterior”, confirma por su parte Gustavo Almaraz, delegado estatal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa). La instancia que implementa el Programa de Verificación e Inspección a la Importación de Árboles de Navidad, a fin de detectar insectos o plagas endémicas presentes en pinos que ingresan al país y que podrían dañar nuestro ecosistema, maneja este año una importación de aproximadamente 1 millón 100 mil arbolitos de Navidad, principalmente provenientes de Canadá y el norte de Estados Unidos. De ellos, aproximadamente el 1 por ciento fueron rechazados para su ingreso a México. Son nueve cruces fronterizos por los que ingresan estos pinos, siendo los principales las garitas de Tijuana y Mexicali, por donde llegan el 50 por ciento de los arbolitos destinados a adornar las viviendas mexicanas. La otra mitad ingresan por la fronteras de Piedras Negras (Coahuila),  Ciudad Juárez (Chihuahua),  San Luis Río Colorado y Nogales (Sonora), Colombia (Nuevo León), Reynosa y Nuevo Laredo (Tamaulipas). En lo que respecta a Baja California, el delegado de Profepa ejemplificó con el caso de Tijuana, en donde el 2013 entraron medio millón de pinos, y este 2014 apenas llegaron a los 325 mil ejemplares. Se completó la misma cantidad, pero solo contando también los que ingresaron por Mexicali. Por lo que se ve, los que este año tendrán menos trabajo serán los recolectores de limpia del municipio de Ensenada, pues cada enero padecen la falta de cultura ecológica de los ciudadanos, que se refleja en la sobrecarga de desechos que se triplica por los desperdicios navideños y los arbolitos arrojados en la vía pública. Para evitar la situación se acondicionan 5 o 6 Centros de Acopio, que son: México Distancia, Parque de las Tres Colonias, Calle Diamante, Prolongación Lázaro Cárdenas y Bulevar Zertuche. Pero la mayoría no acuden, esperan que el camión recolector vaya por ellos a domicilio. “La gente te alega que ‘yo pago impuestos, yo pago mi impuesto predial, tú tienes la obligación de hacerme eso’”, narra Lorenzo Gallardo, encargado del Departamento de Limpia del Municipio. “Y yo les digo, la basura es tuya, el pino es tuyo, entonces tú tienes que buscar la manera de cómo te lo traigan, cómo acercarlo a los centros de acopio”.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio