Al niño lo que pida


 
Dichoz y Hechoz Lunes, 5 Enero, 2015 04:00 PM

Ya ha leído Usted que cuando las familias llegan al gobierno, no les aflora el espíritu de servicio tanto como la necesidad de aprovecharse del poder. Son clásicas las anécdotas, por ejemplo, de cuando Roberto de la Madrid Romandía (1977-1983) administraba Baja California y utilizaba el avión del Estado para que sus hijos llegaran a buen destino sin importar si era o no oficial. O de cuando estando de vacaciones en Acapulco, envió el avión del Gobierno del Estado a Tijuana para llevarle leche de San Diego a su nieto -acciones por cierto publicadas en éste, su Semanario-. Bueno, pues esa no ha sido una práctica exclusiva de los gobernadores priistas. El que llega, sea del PAN -en Baja California hemos sido gobernados por el bipartidismo- o del PRD  -como sucedió en Baja California Sur-, lo primero es aprovecharse del poder. Lo mismo para que las esposas viajen con todo y amigas a Europa, que para que el hijo cumpla el deseo de miles de niños. Así sucedió que, aprovechando la visita de los Gallos Blancos de Querétaro cuando se enfrentaron a los “Xolos” de Jorge Hank el viernes 17 de octubre, el jugador estrella del primer equipo de futbol, Ronaldo de Assis Moreira, mejor conocido como “Ronaldinho”, recibió una especial consigna-invitación: ir a comer con el hijo del gobernador Francisco Vega de Lamadrid a su casa en Tijuana. El contacto con el dueño de los Xoloitzcuintles, fue el encargado de giras del gobierno y ferviente admirador del equipo, Rodolfo “El Fito” Enríquez. Y como donde manda gobernador, casinero queda bien, ahí está que Ronaldinho asistió en secreto a la comida con el niño. Los placeres -y las ventajas- del poder, pues.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio