Acusan a juez de favorecer a millonario


 
Noticias del día Lunes, 12 Enero, 2015 09:24 PM

Bajo el disfraz de un juicio de controversia familiar, sin pruebas periciales ni exámenes médicos, el juez Gustavo Adolfo Villarespe Muñoz, titular del Segundo Juzgado Familiar en Tijuana, despojó de su personalidad jurídica a Gloria Dávila de Muzquiz, por considerarla “incapaz por demencia”. El asunto deriva de un procedimiento fuera de la Ley, ya que el artículo 889 del Código de Procedimientos Civiles de Baja California estipula que “la declaración de incapacidad por causa de demencia” debe realizarse en un juicio de interdicción y no en uno de controversia familiar como fue el caso. Además, cobra importancia porque se trata de un asunto legal en el que se disputa una fortuna valuada entre 2 mil y 3 mil millones de pesos, producto de las propiedades y negocios de Raymundo Muzquiz Ayala, heredada a su esposa Gloria Dávila. Pero es el hijo de ambos, Carlo Muzquiz, quien busca retener la guarda y la capacidad jurídica de su madre. Por el actuar del juez, Gloria Dávila –a través de Alberto García Granados, su apoderado- solicitó un juicio de responsabilidad en contra de Gustavo Adolfo Villarespe Muñoz ante el Consejo de la Judicatura, el 3 de diciembre de 2014. También, el inicio de un juicio político y declaración de procedencia ante el Congreso del Estado de Baja California, ese mismo día. “En un caso como éste, que hay dinero y jueces prestos a ser corrompidos, quienes buscan justicia, tienen que sufrir bastante para conseguirla”, opina el abogado Raúl Corona Sesma, quien representa a Gloria Dávila de Muzquiz. La mujer ha resumido así su situación frente al propio juez que la declaró incapaz, “me despojó, usted como juez, de mi personalidad jurídica para comparecer a defender mis derechos o en su caso, ejercitarlos”. No solo eso, el juez Villarespe Muñoz además nombró a Carlo Enrique Muzquiz Dávila como el tutor de Gloria Dávila de Muzquiz, pese a estar denunciado penalmente por su madre. El litigio inició el 25 de febrero de 2014, bajo el número de expediente 332/2014 en el Segundo Juzgado Familiar de Tijuana. Carlo Enrique Muzquiz Dávila, demandó a sus hermanos Julio Raymundo, Felipe Luis, Melchor Manuel y Gloria Anastasia, todos de apellidos Muzquiz Dávila, para ser nombrado como “el único legitimado para ejercer la guarda y custodia de mi madre”. Lo hizo en alusión a un supuesto convenio celebrado con los demandados el 19 de junio de 2012. De esta forma, el juez decretó “de manera provisional y en su oportunidad, de forma definitiva, que la señora Gloria Ofelia Dávila de Muzquiz, deberá residir en un domicilio determinado, bajo el cuidado, protección y responsabilidad del demandante”. El abogado de Carlo Muzquiz es Joel Pacheco González, ex juez civil de Tijuana. Fuera de la Ley El argumento principal es que Carlo Enrique “es el único que siempre se ha hecho cargo de todos los gastos relacionados con la señora Gloria Dávila”. En lugar de tomar en consideración dictámenes periciales, el juez optó por escuchar testimonios de testigos presentados por el demandante. Por ejemplo el de Emma del Olmo Márquez, invitada a una comida ese día, en junio de 2012. 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio