Un panorama alentador


 
Deportez Lunes, 22 Septiembre, 2014 07:00 PM

Los Cargadores de San Diego tuvieron un debut en casa de ensueño. Y es que tras la dolorosa derrota en la inauguración de la temporada 2014 de la NFL ante los Cardenales de Arizona, el equipo del rayo no pudo tener un mejor inicio ante los aficionados que abarrotaron el Estadio Qualcomm al superar a los actuales campeones, Halcones Marinos de Seattle. Los sandieguinos obtuvieron el triunfo sobre los monarcas de la Liga por marcador de 30-21, en un duelo dominado por las ofensivas. Después del gran nivel mostrado a lo largo del juego, el panorama de tener una campaña ganadora para los sandieguinos, es alentador. La ofensiva liderada por el mariscal de campo Philip Rivers fue efectiva y contundente dentro de la zona roja, anotando en tres de cuatro ocasiones para terminar con 377 yardas totales por 288, además de controlar el reloj de juego 42 minutos y 15 segundos; mientras que Seattle solo tuvo el balón por un tiempo de 17 minutos y 45 segundos. “El equipo jugó con energía y ha tenido una gran actuación ante un gran equipo como Seattle, estamos tranquilos porque esto apenas va comenzando, por lo que no debemos adelantarnos, hay que enfocarnos juego por juego y trabajar fuerte”, mencionó el head coach Mike McCoy, quien confía en que su equipo repita su actuación en los próximos encuentros. De mantener ese nivel de juego, San Diego puede hilvanar hasta cinco triunfos consecutivos, ya que después del domingo 21 de septiembre, cuando visiten a los Bills en Búfalo, que suman marca de 2-0, enfrentarán a rivales que no han tenido un buen arranque de temporada. El calendario de los siguientes juegos incluye a los Jaguares de Jacksonville, Jefes de Kansas City y Raiders de Oakland, quienes hasta el momento no han ganado en la campaña; además de los Jets de Nueva York, que llevan marca pareja de 1-1. El equipo del rayo podría aprovechar la primera parte de la temporada y sacar la mayor cantidad de triunfos posibles para ubicarse en el liderato del Oeste. A pesar de la ola de calor que arreció el domingo 14 de septiembre, la cual superó los cien grados Fahrenheit de temperatura, los seguidores de los “Voltios” atiborraron el inmueble del “Valle de la Misión”. Desde antes de las diez de la mañana, en el majestuoso escenario ya se veía movimiento, incluso el estacionamiento lucía tapizado de autos. Los aficionados realizaban el tradicional asado mientras aguardaban el arranque del primer encuentro del equipo en casa. Portando sus jerseys, en su mayoría el número 17 de Rivers y el 85 de Gates, los seguidores del equipo de los Cargadores soportaron los rayos del sol que azotaban a plenitud en cada rincón del estadio. San Diego saltó al terreno de juego con vestimenta especial, completamente de blanco, algo que ocasionalmente sucede, para contrarrestar las altas temperatura. La ceremonia protocolaria de inicio fue emotiva por la conmemoración de la tragedia del 11 de septiembre de 2001, ocurrida en Nueva York. Luego de un inicio lento en el que Seattle tomó la delantera 7-3, los Cargadores hicieron ajustes rápidamente y lograron darle la vuelta 10-7, desde ese momento no perderían la ventaja. “Fue una gran manera de abrir la temporada en casa para nosotros, creo que el equipo se vio con mucha energía y para los jugadores fue motivante ver el estadio al tope. Las condiciones de juego no fueron las mejores por el calor, es cierto, pero tuvimos un equipo con mucha energía. Todos hicieron un gran partido y estoy muy feliz por como jugaron cada uno”, señaló McCoy, entrenador en jefe de los Cargadores. “Hablamos antes del partido de lo importante que era ganarlo. Tuvimos la misma oportunidad de la semana pasada, pero ahora sí lo logramos. Cada jugador hizo lo que tenía que hacer, sabia su responsabilidad, su trabajo y lo ejecutaron bien”, agregó. Rivers y Gates, una pareja explosiva Sin duda alguna, quienes se llevaron la tarde y a su vez el reconocimiento como jugadores de la semana, fueron Philip Rivers y Antonio Gates, quienes se combinaron para adjudicarse tres anotaciones. Rivers completó 28 de 37 envíos para 284 yardas con tres pases de anotación. Mientras que Gates atrapó siete de esos envíos para 96 yardas. Con estas tres anotaciones, la dupla se convierte en la más anotadora en la historia de la NFL, al sumar 65 touchdowns. La hazaña tuvo lugar ante la mejor defensiva de la Liga, la de los actuales campeones. “La conexión que existe entre ambos jugadores es especial, es la más productiva en la historia de los equipos de Futbol. Han hecho un gran trabajo juntos y somos muy afortunados en tenernos a ambos”, comentó el entrenador Mike McCoy. Por su parte, Rivers habló del desempeño de su compañero: “Antonio tuvo un gran juego, no solamente atrapó los pases de anotación, sino que fue importante en las terceras oportunidades. La verdad que no me sorprende, es un jugador extraordinario”. Tras sus tres anotaciones, el veterano ala cerrada llegó a 90 y se colocó en la posición 11 en la historia de la NFL, al superar en la lista de todos los tiempos a Larry Fitzgerald, Andre Reed y Don Maynard. “Una de las cosas importantes es que confío en este equipo, es un gran equipo y mis compañeros y coaches han creído también en mí, y eso es fundamental en tener una carrera exitosa en esta Liga. Sé que el año pasado hubo algunas críticas de mis actuaciones, pero si observaron las estadísticas, fui el tercer mejor ala cerrada  en la Liga, así que eso no me interesa. Solo me mantengo concentrado en mi trabajo y en ayudar a mi equipo a ganar cada domingo”, recalcó veterano de 34 años, quien apenas consiguió su tercer partido de tres anotaciones desde el 30 de octubre de 2005. “Con el tiempo y las repeticiones, vas aprendiendo cómo hacer las atrapadas, Philip lee mis rutas y sabe cuándo es el momento justo de lanzar la bola. Es un gran pasador y confía en mí para hacer jugadas”, enfatizó Gates.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio