The Maze Runner: Correr o Morir


 
Lunes, 22 Septiembre, 2014 03:00 PM

Claro que es otra historia donde unos jóvenes deben sobrevivir en una comunidad altamente controlada, al estilo de “Los Juegos del Hambre” o “Divergente”. Sin la sofisticación del primer ejemplo, ni la complejidad del segundo filme mencionado, lo que tenemos aquí es una película bien actuada, que jala desde los primeros minutos y entretiene casi durante dos horas, pese a que la historia se debilita conforme olfateamos la secuela. En pocas palabras, volvemos a un mundo Orwelliano creado específicamente para un público adolescente, pero con un giro: no tenemos ningún romance, más bien estamos ante una cinta protagonizada por muchachos donde Dylan O'Brien interpreta al personaje principal, Thomas, un chico que pierde la memoria y va a parar al “Claro”, un lugar desconocido habitado por “corredores” que todos los días se cuelan entre los muros movedizos de un laberinto mortal, en busca de una salida que nadie encuentra porque todos van muriendo en el azaroso camino. Thomas pronto hace amistad con Chuck (Blake Cooper), Newt (Thomas Brodie-Sangster), Gally (Will Poulter), Minho (Ki Hong Lee) y Alby (Aml Ameen), y justo cuando parece adaptarse a la aventura llega Teresa (Kaya Scodelario), una joven que está ligada a Thomas. Sin embargo, el chiste es ir comprendiendo, poco a poco, qué hay después del laberinto, el problema es que para entonces tal vez el interés se haya perdido, porque la trama descansa en la superficie sin que el director Wes Ball haga algo al respecto para remediarlo y rescatar ese misterio que durante más de la mitad del largometraje mereció la atención de su público. ** y media.   Punto final.- Ya están filmando “The Scorch Trials”, secuela de “The Maze Runner”. Por si a alguien le interesa…

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio