Reforma moral, intuición femenina


 
Lunes, 15 Septiembre, 2014 03:00 PM

Como suelen decir algunos observadores “el tejido social” está desmoronado. Depende quién lo vea, depende cómo lo vea, depende quién lo diga, y claro, por qué lo dice. Esta semana, Rosario Mosso, Jefa de Información de ZETA, y Adela Navarro, coeditora del Semanario, unen sus reflexiones a las de Denisse Dresser, crítica transparente e intelectual admirable. Hay que agradecer a estas mujeres, entre ellas se encuentra la Lic. Navarro, reconocida entre las cien mujeres más influyentes en la tierra. Influyente, claro, no por sus centavos, sino por la honestidad de sus reflexiones. Históricamente se sabe que Nerón enloqueció no sin antes renunciar a los pensamientos y consejos honestos del sabio filósofo Séneca. Rechazó sus rectos consejos por los de un tal perverso consejero Tigelino. Y Nerón se convirtió en un monstruo cruel que enloquecido ordenó incendiar Roma y culpó a los cristianos de semejante barbaridad. Pitágoras decía que si uno no tiene un amigo que lo corrija, debería pagarle a un enemigo para que le haga a uno ver sus errores. En estos días Denisse Dresser ha puesto en venta su columna o reflexión periodística. En un claro exabrupto ante tanta simulación en la que afirma han participado por millones de pesos para cada uno, los legisladores federales diputados y senadores. La intuición femenina periodística, no es imaginativa, está documentada en evidencias que está simulando el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Gobernación, según ha publicado ZETA, en cifras divergentes entre las oficiales y reales, una vez consultadas las procuradurías estatales del país. Hay en todos nosotros una parálisis o distrofia ante la delincuencia común. Por ejemplo La Crónica de Baja California, publica en portada del 9 de Septiembre: “90% de robos relacionados con drogas”. Un círculo vicioso. Pero en no pocas ocasiones se observa a los gendarmes de todos los niveles de gobierno, excepto la marina, recogiendo sus “cuotas” en muchos picaderos de la ciudad. Un pobre amigo “chacharero”, especialmente los miércoles por la noche, que es cuando trasladan sus cositas para vender, desde Caléxico a algún lugar, en una ocasión fue asaltado cuchillo en mano por un patrullero que lo siguió sin motivo alguno, sólo por trasladarse como el de boricua, “sale , loco de contento con su cargamento para la ciudad”. El oficial de tránsito no sólo lo despojó de 600 dólares, sino que lo amenazó si hablaba. El “cuico” les llamó a sus colegas para “prevenirlos”. Más adelante en el Ejido Islas Agrarias, perímetro aún de Mexicali, otros tres oficiales le dieron la última estocada arrebatándole otros 900 dólares. Sólo lo dejaron ir “con su cargamento para la ciudad”. Así no se puede ni trabajar ni vivir. ¿Será culpable de esta situación el Presidente Enrique Peña Nieto? No, definitivamente, aquí estamos hablando de cuestiones personales, locales, regionales. El problema es que son reales. Todos necesitamos salir de la simulación de ser honestos cuando no lo somos. Que sigan adelante con sus críticas por más amargas que sean. Estas mujeres admirables por su transparencia. Sus reflexiones son importantes, vitales, en una sociedad que está perpleja o tiene una conciencia errónea. Que llama bueno a lo malo, y malo a lo bueno. Necesitamos una sincera reforma moral todos nosotros, y aceptar la honesta crítica e intuición femenina.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio