Plaga de mejillones: ni controlada, ni inofensiva


 
Noticias del día Martes, 9 Septiembre, 2014 03:25 PM

La plaga de mejillones Cebra, que infesta la potabilizadora de El Florido, ya causó el desabasto de agua a los municipios de Tijuana y Playas de Rosarito en al menos dos ocasiones. La afectación ahora se expande hacia el cárcamo de bombeo de la empresa automotriz Toyota. Contrario a lo expuesto públicamente por la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), se requiere más que cloro o la extracción de conchas para contener la plaga de molusco que invade la potabilizadora de El Florido; no obstante, éstas son las dos únicas acciones emprendidas por la dependencia. Si las medidas adoptadas en la planta de agua potable han sido insuficientes, las emprendidas en la presa El Carrizo y en la estructura de los acueductos han sido prácticamente nulas, de ahí su propagación. Un informe interno efectuado por el área técnica de CESPT demuestra que a 1.6 kilómetros aguas debajo de la presa El Carrizo, justo en el cárcamo de bombeo que dota de agua a la plata de Toyota, ya han sido detectadas colonias de mejillones adheridas a la pared. Plaga causa suspensión de agua Los cortes masivos de agua potable que afectaron a los habitantes de los municipios de Tijuana y Playas de Rosarito los días 7 y 28 de noviembre de 2012, no fue un hecho aislado, ni atribuible a una simple acción de mantenimiento a la presa El Carrizo, como lo anunció a través de comunicado la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana. El desabasto del vital líquido, que se extendió por más de las 24 horas previstas en algunos asentamientos, derivando incluso en la suspensión de actividades escolares, tuvo desde hace dos años, su causa en la invasión de los mejillones Cebra en la presa El Carrizo. Adheridos en grandes cantidades en las compuertas, como en los muros de la obra de toma, el molusco debía ser retirado para saneamiento de la infraestructura hidráulica. Para la limpieza de las compuertas sumergidas en el agua, fue menester desinstalarlas y reinstalarlas, trabajo para lo cual, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) requirió contratar un buzo. A principios y a finales de noviembre de 2012, en forma coordinada, CESPT, la Comisión Estatal del Agua (CEA) y CONAGUA realizaron la inspección y mantenimiento del medidor de gasto del acueducto de 72 pulgadas, “encontrándose con colonias enteras de mejillones adheridos a la tubería “, se lee en el documento en poder de ZETA. Que el medidor de gasto -el cual es controlado por CEA- tenga colonias del molusco incrustadas, redunda en cuatro afectaciones directas: * Disminuye la capacidad de conducción de agua hacia la planta potabilizadora El Florido. * Interfiere con una lectura correcta del gasto de agua. * Reduce el área hidráulica de la tubería. * Incrementa el coeficiente de fricción. Para la extracción de las conchas de mejillón de la cortina de la presa El Carrizo y el acueducto de 72 pulgadas, fue necesario parar el suministro de agua. El 6 de noviembre de 2012, la CESPT anunció la ejecución de trabajos de mantenimiento en la presa El Carrizo al día siguiente, mismos que ameritaban el cierre “en las válvulas principales del Sistema Hidráulico de Tijuana y Rosarito, como en los más de cien tanques de almacenamiento”. Por ello recomendó a sus usuarios almacenar la mayor cantidad de agua posible. De esta manera, CESPT justificó la suspensión masiva del vital líquido, y adelantó una nueva interrupción en fecha próxima. Fue el 28 de noviembre de 2012 cuando nuevamente se llevó a cabo un paro general en el servicio de agua potable. Al igual que la ocasión anterior, la dependencia exhortó sus consumidores abastecerse lo suficiente del líquido. La paraestatal hizo lo mismo, llenando previamente la totalidad de sus tanques de almacenamiento. Pero no todos los usuarios tuvieron elementos para almacenar agua para 24 horas o más, por lo que algunos planteles educativos de nivel básico se vieron en la necesidad de suspender clases a raíz de la falta de suministro. En su boletín, CESPT indicó que las acciones de mantenimiento a la presa consistieron en el retiro y posterior colocación de la compuerta, pero en ninguno de los comunicados de ambas interrupciones, se hizo mención de la causa principal: la infestación del mejillón Cebra. Colapsa estructura de CESPT En junio de 2011, la estructura de concreto (pulsator), de tres por tres metros del Módulo I, se colapsó en su parte superior, justo en ese punto se localizó el 80 por ciento de la cámara con conchas de mejillones que invadieron la planta potabilizadora El Florido. Al reventar el depósito, el agua brotó por la parte superior de la estructura, a 1.90 metros del nivel de agua del clarificador. En los módulos II y III se ubicó el 20% restante de la plaga. Como medida para contrarrestar la infestación, en julio del mismo año, personal de la oficina de Operación Zona Este de CESPT realizó trabajos nocturnos de limpieza, extrayendo en promedio nueve metros cúbicos de conchas en los tres puntos arriba mencionados. En esa ocasión, se repusieron las viguetas que sujetaban la tubería de alimentación y la parte de la losa colapsada. La expansión de la plaga continuó, su presencia inundó las canaletas de los clarificadores hasta llegar a los filtros, sitio en el cual quedan retenidas hasta su remoción manual, como ya se documentó en ZETA. Si bien es cierto, en la planta El Florido, cada tres meses se realiza la limpieza de conchas, en el resto de la infraestructura hidráulica del proceso de conducción del agua para el abasto humano, no es así. Infestación en acueductos y cárcamo pone en riesgo suministro El mejillón Cebra invade los acueductos de 72 y 48 pulgadas, por los que se conduce el agua a la planta potabilizadora, además de extender su presencia hacia el cárcamo de  bombeo de Toyota. En ambos puntos, la única medida para mitigar su presencia ha sido la limpieza manual con espátulas, que en forma interna ha realizado personal de CESPT, CONAGUA y CEA. En el caso del conducto que abastece a la empresa automotriz, fueron los días 7 y 12 de febrero de 2014 cuando se emprendieron las acciones de extracción de conchas, los cuales se encontraron incrustados en las cuatro paredes del cárcamo, en las escaleras y tubería de alimentación. Extrajeron el 95% de los mejillones. El cárcamo de bombeo Toyota se ubica a 1.6 kilómetros al Oeste de la presa El Carrizo, se alimenta de agua cruda del acueducto Carrizo y surte el proceso de tratamiento propio de la armadora vehicular. Después de la limpieza efectuada en febrero, cada dos meses personal de CESPT realiza mantenimiento al cedazo ubicado en la alimentación del tanque, extrayendo en promedio media cubeta de conchas de mejillones. No extraerlos en ese lapso de tiempo significaría una propagación mayor que pondría en riesgo el suministro de agua, se destaca en el mismo análisis interno. Sin embargo, la plaga de mejillones es sumamente invasora, por lo que el control de su desarrollo, crecimiento o eliminación, requiere de medidas más eficaces que la simple limpieza, especifica el informe más reciente de las autoridades. Toyota ignora amenaza Hasta la fecha, ninguna autoridad ha informado a Toyota sobre el riesgo que representa la presencia del molusco en el cárcamo que le abastece de agua. Al respecto, el vocero de la empresa, Ricardo Jiménez, apuntó que en la planta de tratamiento de agua se adoptan medidas limpieza del agua para evitar afectación en los procesos de manufactura. Una infestación de mejillones para la planta sería catastrófica, “porque el agua no puede venir con bacterias, ya que al mezclarse con la materia prima afectaría el proceso terminado, con las pérdidas económicas que ello conlleva”, subrayó. Al igual que CESPT, la empresa utiliza cloro para purificar el agua, única medida a la mano para contener una de las plagas más invasoras de los sistemas hidráulicos. Presupuesto federal para contrarrestar plaga Diez millones de pesos es lo que intentan obtener en forma conjunta la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana y la delegación Baja California de  CONAGUA para iniciar con las medidas de control real de la plaga de mejillones. Pero en ese presupuesto,  no contemplan la renovación de  instalaciones hidráulicas, medida que sería la más eficaz para el combate y eliminación de la plaga; sin embargo, las estrategias planteadas actualmente  solo buscan controlarla. De acuerdo  a un estudio realizado por expertos de Estados Unidos en la infraestructura que va desde la presa El Carrizo, hasta la potabilizadora El Florido, pasando por los acueductos y cárcamo de bombeo de Toyota, el método de control más recomendado sería el uso de luz ultravioleta, con el cual las larvas son sensibles a la luz UV-B, la cual aplicada en forma continua afectaría también a los adultos, pero para ello se requiere de un monitoreo permanente y un proceso de instalación sofisticado, costo para el cual ni CESPT, ni CONAGUA, dicen tener presupuesto. Noé Rivera, administrador de la Comisión Nacional del Agua, informó que actualmente se gestiona en la federación la obtención del recurso, tanto para CESPT como para la propia CONAGUA, destacando que la limpieza de mejillones en la presa no es un procedimiento que pueda realizarse en forma manual. Su control debe ser llevado a cabo por una empresa experta, por lo que una vez aprobado el recurso, la acción se licitará para este mismo año, “antes de concluir el mes de noviembre”, aseguró el funcionario. Versión CESPT 1. De acuerdo a información que consta en los archivos de CESPT, en noviembre de 2012, la CEA informó que durante los trabajos periódicos de mantenimiento que realizaron en las válvulas de control de flujo y compuertas de la Presa El Carrizo, se detectó la presencia de moluscos. Atendiendo esta situación, se hicieron trabajos especiales, aprovechando un paro programado y no a la inversa. Derivado de lo anterior, se formó una mesa técnica entre los tres órdenes de gobierno, con el fin de prevenir afectaciones en la operación y eficiencia de las instalaciones. 2. Respecto al cárcamo de bombeo Toyota, éste responde a la solicitud de la empresa para el suministro de agua cruda que atiende a sus requerimientos operativos. El contrato de dotación de agua data de 2002. La CESPT atiende de manera permanente, en coordinación con la empresa, el mantenimiento y limpieza del mismo. 3. CESPT no está buscando actualmente recursos ni dentro, ni fuera del país para atender el tema de los mejillones, ya que es algo que está dentro de los parámetros manejables para la paraestatal.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio