Otra vez cobradoras externas en Tijuana


 
Noticias del día Domingo, 21 Septiembre, 2014 05:30 AM

Siguiendo los pasos de su antecesor, el gobierno de Jorge Astiazarán optó por recontratar a las mismas empresas de cobranza externa para recaudar el predial: Allie Alianzas Estratégicas y Collect de México. En forma unilateral, sin considerar al Cabildo de Tijuana, la actual administración municipal adjudicó en forma directa los servicios profesionales de cobranza efectiva a las gestoras, cuya opacidad en su actuar y pírricos resultados, fueron cuestionados en el gobierno anterior. El XXI Ayuntamiento de Tijuana se dice imposibilitado de recuperar por sí mismo la contribución que empresarios, comerciantes y propietarios de grandes lotes se niegan a pagar al fisco municipal, y así justifica el volver a recurrir a los despachos externos que en un año, apenas lograron recuperar 88.6 millones de pesos, de una cartera vencida de mil 500 millones. Pero ese antecedente, o el que las gestoras hayan intentado rescindir el contrato antes del año convenido, no evitó que la actual administración municipal acordara un nuevo contrato con Allie y Collect el 24 de junio de 2014, cuya vigencia se determinó el 1 de julio y culmina el 31 de diciembre del mismo año. Repiten yerro De los dos despachos en los que nuevamente el gobierno municipal deposita la cobranza extrajudicial de los contribuyentes incumplidos del Predial, el 40 por ciento de un padrón de 500 mil cuentas, solo Collect de México, S.A. de C.V. cuenta con oficinas establecidas en Tijuana para operar. Casualmente es Allie Alianzas Estratégicas, S.A.P.I. la que carece de un domicilio para operar en la ciudad, y es con esta empresa con la que el gobierno de Astiazarán ha decidido iniciar la recuperación de la cartera vencida, que a la fecha sigue tasada en mil 500 millones de pesos, igual que en 2013. Para poder cumplir con el nuevo compromiso signado con el municipio, Allie está en busca de operadores que complementen el trabajo de los diez que ya tiene contratados, así como de un domicilio más amplio que el que rentaba en las Torres de Agua Caliente el año pasado, donde se instaló luego del contrato que firmó con el gobierno de Carlos Bustamante. Desde hace seis meses, del departamento 908 del noveno piso de las Torres fue desalojado el escaso mobiliario con el que operó la empresa: dos escritorios, cuatro sillas y una computadora con una impresora, herramienta de trabajo de los cinco cobradores del Impuesto Predial. Esa fue la fuerza de trabajo de Allie para abatir una cartera de más de 150 mil deudores del gravamen, capacidad operativa que Bustamante ni Astiazarán consideraron. Cuestionado sobre las razones para recontratar a las mismas gestoras que no dieron buenos resultados al municipio, el secretario de Administración y Finanzas de Tijuana, José Guadalupe Mojica Moreno, solo atinó a decir que “no había más”. Argumentó que el municipio buscó el apoyo de empresas locales para el cobro extrajudicial de los morosos, a las cuales entregó cierta cantidad de recibos para distribuir, pero al final “no vieron atractiva la gestión”. Ante ello, no se tuvo más opción que recurrir a Allie y Collect, “porque sí necesitamos apoyo”, subrayó. El funcionario indicó que ninguna de las dos empresas ha iniciado acciones, “actualmente se integra un número de cuentas para que Allie ejerza acciones”;  de la operación de Collect no supo precisar su comienzo. Para asegurar que los despachos externos sí cumplan con el convenio para el que se les contrató, se les requerirá un reporte mensual de las gestiones de cobro realizadas, y sobre esas participaciones efectuarán su cobro. Por la nueva gestoría, Allie y Collect retendrán un 20 por ciento de la cobranza extrajudicial recuperada, en la que se incluye a los deudores que por más un año han incumplido con el pago de Impuesto Predial. Eso sí, enfatizó, el municipio les impuso “una condición muy clara: van a percibir un honorario en función a lo efectivamente cobrado”. El tomar en cuenta o no al cuerpo edilicio para aprobar la nueva contratación de las gestoras del Predial,  es una decisión que la “Consejería Jurídica analiza si pasa o no por Cabildo”, acotó Mojica Moreno. Reprueban recontratación Sin precisar a cuál de los dos despachos de cobranza externa contratados por Carlos Bustamante se le debía, el gobierno de Jorge Astiazarán decidió a finales de marzo de 2014 finiquitar “un pago pendiente por gestoría” de 5 millones 600 mil pesos. Por ser una erogación no contemplada en el Presupuesto de Egresos del ejercicio fiscal 2014, el pago que complementaría un total de 21 millones 600 mil pesos cobrados por la gestora del Predial, tuvo que ser aprobado por el Cabildo del XXI Ayuntamiento. Dicha erogación fue cuestionada por los ediles, al no tenerse en los archivos del municipio resultados concretos de la gestoría, aun cuando en el contrato firmado en noviembre de 2012 con la administración bustamantista, se estipuló el rendir informes trimestrales de su desempeño. Sin embargo, en aquella ocasión el Cabildo aprobó finiquitar el adeudo para que el municipio no perdiera la calificación crediticia, aunque con ello estuvieran “pagando la irresponsabilidad del gobierno anterior”, asentó el regidor Luis García. Sin embargo, el finiquitar el adeudo no cubierto era una cosa, pero el “volver a contratar las mismas firmas, cuyo actuar fue opaco y deficiente, eso no tiene justificación alguna”, aseveró el regidor Omar Sarabia, quien reprobó el que se haya tomado una decisión tan importante sin considerar al Cabildo. “Haya o no erogación de recursos propios del municipio, aunque se les pague de acuerdo al monto que recuperen, sus antecedentes ameritaban un amplio análisis”, expuso. El edil lamentó que el gobierno de Astiazarán cometa los mismos errores de su antecesor, y sobre todo, que continúe tomando decisiones sin considerar al Cabildo. Los antecedentes de Allie y Collect Duplicando el requerimiento de cobro realizado por la propia Tesorería municipal, Allie Alianzas Estratégicas S.A.P.I. y Collect, S.A. de C.V., cobraron al municipio de Tijuana por la recuperación de 88.6 millones de pesos de deudas fiscales de contribuyentes menores, mientras la cartera de los grandes deudores del Predial continuó inamovible. En noviembre de 2012, sin considerar al Cabildo del XX Ayuntamiento de Tijuana, el gobierno de Carlos Bustamante realizó el acuerdo con vigencia de un año. Las firmas comenzaron con la gestión del cobro del Predial a finales de enero de 2013. En junio del mismo año, ambos despachos intentaron dar por terminado el acuerdo, sin haber logrado que las mil 500 cuentas que suma el padrón de contribuyentes con rezagos de más de cinco años, cumplieran con el fisco municipal. La Comisión de Hacienda del gobierno bustamantista, en aquella fecha  presidida por Enrique Parra Romero, se opuso a rescindir en forma anticipada el contrato, sobre todo cuando las empresas no habían cumplido con su cometido. Para entonces, Allie había dejado de cubrir el pago de comisiones a varios de sus gestores, quienes la demandaron en julio de 2013 bajo los expedientes 3859/2013-4A y 3860/2013-4A, aún en proceso. Finalmente, las gestoras concluyeron el periodo del convenio, sumando una cobranza conjunta de 88 millones de pesos, cantidad por la que el municipio les pagó el 30 por ciento de lo supuestamente recuperado. “Se han pedido pruebas de la recuperación de esa cartera vencida recuperada por las empresas, pero no se ha tenido respuesta al respecto”, subrayó el regidor Luis García López. Contribuyentes no responden Pese a las campañas de cero recargos, o los operativos realizados en las delegaciones para exhortar a los contribuyentes a ponerse al corriente en el pago de Impuesto Predial, la captación de dicho gravamen sigue por debajo de lo captado en 2013. En el presente ejercicio fiscal, el XXI Ayuntamiento de Tijuana ha logrado recabar 276 millones de pesos, es decir, 20 millones de pesos menos a los recuperados el año anterior durante el mismo periodo, reconoció el secretario de Administración y Finanzas, José Guadalupe Mojica Moreno. A la falta de contribución oportuna de los ciudadanos, se suman los compromisos crediticios a corto, mediano y largo plazo, así como la erogación obligada de fin de año por el pago de aguinaldos, lo que para el funcionario representa “un problema de liquidez”. Mojica recordó que la actual administración heredó una deuda de 848 millones de pesos a proveedores, de los cuales ya logró saldar más de 500 millones. A los más de 300 millones de pesos que aún debe el municipio a sus proveedores, sumó 450 millones que debe disponer para el pago de aguinaldos y salarios, cantidad de la que deberá cubrir 300 millones en diciembre y 150 millones en la primera catorcena de enero de 2015, de la que no dispone en sus arcas. Con todo ello, el funcionario es optimista y lo considera “un pasivo muy manejable”, aunque para ello tendrá que “fondear” el capital del que dispone y retrasar el pago a quienes lo proveen de bienes y servicios hasta por un mes más de lo normal. Esto es, que recurrirá a la misma estrategia aplicada por el anterior gobierno en 2013: retrasar el pago a proveedores para solventar el pago de nómina y aguinaldo, erogación ineludible y que este año incrementó en un 7.3 por ciento, debido al aumento salarial que la administración de Jorge Astiazarán Orcí aprobó al Sindicato de Burócratas, sin tenerlo contemplado en su presupuesto y sin la liquidez necesaria para ello. El titular de Finanzas en el XXI Ayuntamiento no especificó cómo y con qué se terminará cubriendo la deuda de 300 millones de pesos que aún se debe a comercios y prestadores de servicio de la región, aunque, por el momento, descartó recurrir a un crédito a corto plazo para salir del atolladero económico. </p>

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio