Los compromisos de la Vía corta


 
Ezenario Lunes, 22 Septiembre, 2014 07:00 PM

Los 200 millones de pesos invertidos en la Vía Corte Tijuana-Tecate, llegan aún con dudas en los procesos de licitación que finalmente terminaron por favorecer a la empresa Baja California Railroad (BJRR), responsable de la vía. A principios del año 2012, ZETA publicó la denuncia de la empresa Carrizo Borge Railways, misma que hasta ese año operaba el sistema férreo y que posteriormente fue relegada de la competencia para entregar la concesión al empresario Dimas Campos Santiesteban en adjudicación directa. Desde el gobierno del estado la versión oficial fue que Carrizo fue retirada porque no realizaba el mantenimiento, y la nueva concesionaria se comprometía a hacerlo, pero solo consiguió el contrato –sin licitación– y no cumplió. Por su  incapacidad para operarla, Campos Santiesteban dejó la presidencia del consejo de BJRR a otro empresario, Fernando Beltrán, para que coordinara junto a la Administradora de la Vía Corta (Admicarga) la operación reparación, el traslado de mercancía y el mantenimiento. Como hacen los taxistas vendió una concesión de gobierno que no puede ser usufructuada, pero como lo que intercambiaron fue la empresa –que como bono y único beneficio traía la concesión–, el gobierno justificó que en ese caso, no hay una violación. Fernando Beltrán, presidente del Consejo de Administración de BJRR, aseguró que él no ocupaba ese puesto cuando a la empresa se le entregaron solo los derechos de operación de la vía, es decir, cuando Dimas Campos les vendió. Aseguró que no le heredaron compromisos relacionados con la reparación y mantenimiento. Se comprometió a que en los próximos días proporcionará documentos oficiales que especifiquen las responsabilidades de la empresa en la vía corta, sus funciones y la manera en que adquirieron el beneficio. Insistió en  que su empresa no utilizará ni un porcentaje de los 200 millones de pesos, toda vez que el recurso gestionado por el Gobierno del Estado ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es exclusivamente para ejecutar obra de rehabilitación y modernización de la vía, trabajos que BJRR no realiza. “Están súper mal, son pésimas, no saben ni de lo que están hablando. No tengo comentario. Yo no me dedicó a eso, nosotros estamos concentrados en la operación del ferrocarril”, comentó sobre publicaciones periodísticas que lo señalan como ejecutor del recurso. La Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUE), informó que las empresas ejecutoras de la obra son: Comercializadora Edificate S.A. de C.V., Grupo Integral de Servicios del Noroeste S.A. de C.V. y Nexumrail S.A. de C.V. De la calidad de la reconstrucción el sistema férreo y de la eficacia para operarlo depende la detonación económica del Estado a través del intercambio de mercancías con los Estados Unidos. El recurso en mención se usará para aumentar la capacidad de almacenaje del patio Tijuana (ubicado junto a la garita de San Ysidro) a 68 vagones instalando 6 espuelas. Se reconstruirá el puente de la zona de La Encantada, se suplirán las vías del kilómetro 5 al 7.5 y se arreglará el túnel 3, colapsado en el año 2007. También, se construirá un centro de transferencia de tres mil 900 metros cuadrados y un ladero de 660 metros con capacidad de 26 vagones en la Estación García, ubicada en el kilómetros 14 de la vía. Lo anterior deberá aumentar la capacidad de 5 mil vagones que tiene la vía férrea anualmente. Juan Rivera, director de Admicarga, comentó en el anuncio de la obra el lunes 16 de septiembre, que desde el año 1909, la vía no recibía inversión de tal magnitud. Se espera que el intercambio de mercancía con Estados Unidos se realice también en la puerta de cruce en Tecate. No obstante, no se ha podido avanzar en aquella zona, toda vez que la empresa Pacific Imperial Railroad (PIR) no ha rehabilitado el sistema férreo estadounidense que le compete.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio