En las montañas de Tehachapi, California


 
Lunes, 1 Septiembre, 2014 03:00 PM

Los restos mortales del admirable César Chávez se encuentran sepultados en un monumento que se le ha dedicado en las montañas californianas de Tehachapi, cerca de Mojave, a una hora de Bekersfield, entre viñedos y almendros. Escenario desde 1960´s de la vida y obra de César Chávez Estrada y de personajes como Dolores Huerta y muchísimas personas comprometidas con la dignidad de los trabajadores agrícolas, inmigrantes mexicanos y filipinos y de otros países, por quienes Chávez entregó su vida alcanzando mejores condiciones de trabajo y vida. Tan elemental como servicios sanitarios, sueldos dignos, agua para beber, servicios de salud y más. En estos días de agosto de 2014, terminó en Bakersfield, California, un paro o strike, en relación al transporte urbano de la localidad que afectaría a los usuarios. En los 1960´s, en Montgomery y en Birmingham, Alabama, Luther King como parte de su lucha a favor de los derechos civiles y contra la discriminación a la raza negra, dirigió admirables strikes o boicots contra el racismo en el transporte urbano. King, amigo de César Chávez, reventó prácticamente la intransigencia de los propietarios del transporte en Alabama. Chávez también ha hecho lo mismo en cuanto a la explotación sufrida por mexicanos, filipinos y otras razas esclavizadas en los campos agrícolas –inicialmente– californianos. A los boicots de mano de obra en los viñedos, se unieron los sindicados de transportes. Entre 1926 y 1929, durante la llamada Cristiada o persecución religiosa anticatólica en México, hombres santos como el licenciado en derecho Anacleto González Flores, encontraron la forma de doblegar el despotismo norteamericano aliado y apoyado por gente autoritaria como Plutarco Elías Calles, fundador del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Ante la cerrazón gubernamental, el ahora beato Anacleto González, originario de Tepatitlán, Jalisco. Los católicos mexicanos encontraron en el boicot una poderosa forma de presionar al gobierno mexicano para que abandonara prácticas persecutorias en las leyes y en la administración pública. Claro, aquello le costó la vida a Anacleto, que fue martirizado en Guadalajara a manos de la policía secreta del Estado y del Ejército Mexicano. César Chávez Estrada, originario de Yuma, Arizona, y fallecido en San Luis, Arizona, reposa en las montañas (1232 metros) de Tehachapi, en el Condado de Kern. Ahí cerca de Bakersfield, a unos minutos se encuentra Delano, donde el líder de los trabajadores agrícolas, inició una lucha que lo haría ayunar por más de 25 días, y digerir infinidad de amarguras provenientes del egoísmo de los patrones agrícolas californianos. Las grandes ciudades han inmortalizado a César Chávez en escuelas, bibliotecas, bulevares, como es el caso de ciudades como San Francisco, Los Ángeles, San Diego, Caléxico, Yuma, San Luis, Arizona. Quién sabe cuál sea la razón de que los restos mortales de César Chávez hayan sido sepultados en Tehachapi. Pueda ser la cercanía con Delano y Bakersfield, en California, centro de las luchas chavistas, toda vez que aquí se encuentra una memoria viva de sus logros, las famosas Cuarenta Acres, en donde inició la lucha solidaria por los campesinos e inmigrantes, movimiento que sigue en pie de lucha. En este sentido se dice que nadie es profeta en su tierra.   Germán Orozco Mora reside en Mexicali Correo: saeta87@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio