El Pípila


 
Lunes, 29 Septiembre, 2014 03:00 PM

Cuando nadie se imaginaba que Tijuana crecería tanto, sus problemas obviamente eran menores y en cuanto a violencia, mínimos. Pero la ciudad empezó a tener una explosión demográfica inusitada y sus problemas se hicieron mayúsculos, a tal grado que llegamos a estar entre las ciudades con más alta incidencia delictiva, lo cual no solo se retrató en las estadísticas, sino en la pesadilla vivida por los tijuanenses en ese trance. Si quisiéramos encontrar una explicación de lo sucedido tendríamos que hablar de múltiples factores, donde destacarían la indiferencia social y la poca atención que los tres órdenes de gobierno pusieron a la problemática, ante la cual solo reaccionaron cuando la sociedad exigió con justificada estridencia. Si bien las aguas volvieron a su nivel, de ninguna manera podemos cantar victoria y dormirnos en nuestros laureles por lo logrado. Tomando en consideración que Tijuana ya no solo es un territorio de paso de droga hacia Estados Unidos, sino que además de ello se tiene un grave consumo de estupefacientes y psicotrópicos, a la vez que lamentablemente se cometen en gran cantidad diversos delitos, ante ese pasado reciente vivido hace tan solo unos cuantos años y la creciente cantidad de homicidios y delitos patrimoniales que recientemente se han producido, la situación exige nuevamente una reacción enérgica de parte del binomio sociedad-gobierno. Por todo lo anterior, resulta oportuno que pongamos mucha atención en un polígono que merece que se le vea como un foco rojo de alerta, como es el caso de la zona este de nuestra ciudad, tanto en su conjunto como en zonas específicas, particularmente en el caso de las cinco secciones de “El Pípila” y algunas de las colonias aledañas. En el caso del gobierno, afortunadamente se ha comprendido que si bien las corporaciones policiacas deben de desarrollar eficiente y eficazmente su labor de reacción operativa, esa tarea por sí sola no resuelve la problemática, sino que se debe de trabajar con gran énfasis en la prevención, área en la cual no funciona ya el antiguo concepto de policía preventiva –todo a cargo de las corporaciones–, sino que debe de ser contemplada en todo momento como gran aliada a la sociedad misma. Por ello, resulta del todo atinado que los programas de los tres órdenes de gobierno se orienten hacia la colaboración con los organismos de la sociedad civil y con la comunidad, desarrollándose una interesante actividad trilateral que nos beneficia a todos. En ese sentido, resalta el Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, por sus siglas identificado como PRONAPRED, también conocido popularmente como Programa Nacional de Prevención del Delito, el cual se está implementando en coordinación con los gobiernos estatales y municipales. <p>En el caso de Baja California y en especial en la ciudad de Tijuana, la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOE) lo viene implementando en el flamante Centro de Desarrollo Social (CDC) El Pípila, donde se están impartiendo múltiples programas de beneficio social, en donde hemos venido participando en el “Taller de Paren talidad Positiva”, el cual ofrece a las madres y padres de familia herramientas que les ayuden a hacer mejor su trabajo, algo esencial en una sociedad que atraviesa por una turbulencia generacional en la que hay que rescatar valores y desarrollar bien nuestra tarea para ayudar a nuestros niños y jóvenes a convertirse en adultos responsables. Si usted conoce a residentes del Pípila o sus alrededores, por favor compártales que en forma gratuita pueden acudir los lunes, martes y jueves de 9 a 11 de la mañana al Centro Comunitario ubicado en la esquina de bulevar Casa Blanca y Arroyo. Dedicar tiempo a prepararnos mejor puede darnos grandes satisfacciones y por el contrario, no hacerlo, ha tenido y puede tener graves consecuencias. Todo es cuestión de ayudar al Pípila.   Alberto Sandoval es Coordinador de Alianza Civil, A.C. Correo: AlbertoSandoval@AlianzaCivil.Org  Internet: www.AlianzaCivil.Org  Facebook: Alianza Civil  Twitter: @Al Sandoval  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio