Así fue la detención de “El Atlante”


 
Noticias del día Martes, 23 Septiembre, 2014 05:19 PM

En este 2014 se les fue tres veces. En efecto, Alfonso Lira Sotelo “El Atlante” logró no ser capturado en tres ocasiones. Evadió el cerco que para detenerlo instauraron agentes de la Policía Estatal Preventiva. Salió airoso de un operativo de captura de la Policía Federal y el Ejército Mexicano, y finalmente, se le escurrió al Grupo de Inteligencia de la Policía Municipal de Tijuana. Pero pese a los extremos cambios físicos a los que se sometió vía cirujanos plásticos, “El Atlante” fue identificado. Se le ubicó en Baja California, después en Sinaloa y, el 16 de septiembre, se le detuvo en Jalisco. La imagen del criminal obeso y descuidado que en Baja California se tenía de Alfonso Lira Sotelo,  es harto distinta de la personificación que encarna hoy en prisión. Es delgado, se sometió a cirugías de extracción de grasa y a intervenciones para remover el excedente de piel de su cuerpo. También modificó los rasgos de su cara. A partir de cirugías, tiene ahora un mentón afilado y una nariz delgada y respingada; cambió su arreglo personal, pelo engominado hacia atrás y barba de candado. La vestimenta es otra. Dejó las camisetas y los jeans por trajes, camisas y corbatas. Pero su transformación física no hizo mella en su personalidad criminal. Al verse exhibido con su nombre, cara y delitos, pues aun sin orden de aprehensión se le señala como autor intelectual de cientos de asesinatos y haber encabezado el trasiego de toneladas de droga de México a los Estados Unidos, “El Atlante” solo modificó su conducta pública. Un bajo perfil, en todo momento acompañado de abogados y una discreta escolta. Descubierto en las filas del narcotráfico y el crimen organizado en 2007, en el ala de la célula de Teodoro García Simental, a la captura de éste y la consolidación del Cártel de Sinaloa en Baja California, particularmente en Tijuana, Lira Sotelo empezó a escalar posiciones a punta de balas y amenazas, hasta convertirse en cuatro años, en el líder de una peligrosa banda de narcotraficantes que autorizaba ejecuciones y secuestros, distribuía y trasegaba droga, y corrompía policías. Junto con Lira Sotelo fueron detenidos Felipe Misael Angulo Rentería y Juan Carlos Beltrán Ayala, presuntos sicarios, y se aseguró una ametralladora y una pistola escuadra. Fin de la impunidad Los contactos al interior de corporaciones policíacas que en los primeros nueve meses de este año le sirvieron a Alfonso Lira Sotelo para escapar a la autoridad en tres ocasiones, no le fueron suficientes el  martes16 de septiembre, cuando fue capturado por elementos del Ejército Mexicano y policías federales en Jalisco.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio