Obra de Hugo Salcedo en Londres

Cultura Viernes, 7 febrero, 2014 07:30 PM

La obra “Música de Balas” de Hugo Salcedo trasciende fronteras. Resulta que el miércoles 5 de febrero de 2014 se llevó a cabo una lectura escénica de dicha pieza en el White Bear Theater de Londres, con el apoyo del prestigioso “Casa Festival”, bajo la dirección de Juan Solari y con la producción de Andy Dickinson. Con “Música de Balas” el escritor jalisciense radicado en Tijuana obtuvo el Premio Nacional de Dramaturgia 2011, concedido por la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad de Guadalajara y la Secretaría de Cultura del Gobierno del Distrito Federal. La distinguida pieza se estrenó en Madrid a cargo de Raúl Rodríguez en octubre de 2012; y en la ciudad de México en noviembre de ese mismo año, bajo la dirección de Alfonso Cárcamo. En la conmovedora obra, los niños Manuelito, Pablito y Josecito juegan a “los narcos” en tiempos aciagos para México. Así la pieza ahora llega hasta tierras británicas: “Los personajes son ciudadanos comunes. No quise en ningún momento tratar un cártel en especial o de una figura particular, más bien son personajes simples, diría hasta personajes ínfimos, personajes que son de la vida cotidiana y que, incluso, pensaría que no tienen una gran trascendencia. Más bien son una especie de acercamientos a actitudes, peculiaridades que son cotidianas. Lo que quiero decir es que no es el desarrollo de un gran personaje que va evolucionando a lo largo de la obra”, expuso en su momento Hugo Salcedo a Semanario ZETA. Hugo Salcedo no pudo estar presente en el evento londinense, no obstante envió un texto a propósito de su exposición en Londres, mismo que, por su trascendencia, a continuación se reproduce: “Durante mi estancia sabática en Seúl, a finales de 2010, y por la necesidad de mantener el contacto habitual con mi familia y amigos, así como para seguir el pulso y ritmo de mi país, me volqué hacia la prensa electrónica que devoraba diariamente con asiduidad. Quizá la distancia física, el privilegiado contexto asiático tan inspirador, pero sobre todo la brutalidad de la noticia periodística de los acontecimientos mexicanos que hablaban de la imparable violencia producto de la declaración de guerra del gobierno contra el crimen organizado, me sacaron de mi encantamiento y con angustia, desesperación y congoja, me puse a tomar apunte de algunas ideas sueltas acerca de la exclusión a la vida. “Pero de la primera imagen se sucedieron otros cuadros dramáticos y llenos de espasmo. Era inconcebible lo que estaba aconteciendo en México: hombres descuartizados, mujeres violadas y deshechas en ácidos, víctimas de los fuegos cruzados, niños sicarios, fosas clandestinas, cuerpos colgados de los puentes, cabezas montadas como si se trataran de macabras obras de arte… y contra ello, un discurso demagógico que pretendía estúpidamente justificar la cruzada del gobierno. “Música de balas fue el drama resultante, escrito como un grito de denuncia ante los crímenes de lesa humanidad del presidente Felipe Calderón y sus secuaces. Se trata de una obra difícil por el tema, pero a mi juicio, necesaria ante la ignominia, corrupción y estupidez del gobierno al que se le suman alrededor de cien mil muertes violentas: una cifra insultante. “Música de balas da razón de esa turbulencia que lamentablemente en México, aun a pesar de los esfuerzos oficiales por minimizarla, no se ha detenido. Y ese problema soportado por la corrupción extendida en todos los órdenes, la pobreza y el hambre, dista mucho de desaparecer sin una determinación clara y de raíz. “Una obra dramática poco puede hacer para alcanzar la depuración y revestimiento de sus estructuras políticas y sociales, pero si de algo vale la exposición o el reclamo de un ciudadano que desprecia la forma en que la corrupción y los vicios se repiten y se vuelven a repetir, es así como propongo Música de balas para que por gracias de las virtudes teatrales, se pueda poner en la mesa esta problemática y quizá exorcizar así a la violencia”. El dramaturgo, catedrático de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), se mostró satisfecho por la lectura escénica de su obra en Londres: “La puesta londinense de mi ‘Música de balas’ da prueba indudable de la atención que el teatro mexicano tiene en el extranjero. Es reconfortante que mi literatura sea vigente y que rebase los estrechos y penosos ámbitos locales para proyectarse a la escena internacional”, expresó a Semanario ZETA el dramaturgo jalisciense radicado en Tijuana. Enhorabuena para el doctor Hugo Salcedo por la lectura escénica de “Música de Balas” en Londres. (Enrique Mendoza Hernández/ZETA)

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio