PRI y PAN, de presidentes a gerentes de México

refineria-PEMEX_01_1.JPG
Sábado, 9 febrero, 2013 04:43 AM

Privatizar Pemex es provocación y suicidio Pemex contribuye con el 38% del presupuesto nacional. A pesar de la gravísima corrupción que lo sangra, hecho que no se plantea ni ataca, que denunció en el libro “México Negro” Ana Lilia Pérez. Con las ventas de energía se atiende la vida, educación y la salud de compatriotas. Ninguna empresa, corporativo o transnacional, que se han adueñado del país, de la agricultura de exportación,  FFCC, telecomunicaciones, minas en manos de canadienses, de particulares, sean Telmex, Cemex, Bimbo, Televisa, o las miles de empresas que han privatizado los mexicanos en Harvard aporta al país lo que el petróleo en manos de una manada de sátrapas que pretenden venderlo por consigna, es el precio de llegar a la gerencia de Los Pinos. En el México de la Colonia, explotaron oro y plata, construyeron ciudades con el esplendor de la riqueza de la época, comunidades que son un orgullo como Zacatecas, Guanajuato, Real de Catorce, San Luis Potosí, San Miguel Allende y la Ciudad de México con su arquitectura deslumbrante. Con las petroleras privadas que tuvieron el control del oro negro hasta el 18 de marzo de 1938, solo dejaron una huella infame de desigualdad, contaminación, pobreza, saqueo, abandono, irresponsabilidad y ecocidio. Las transnacionales se negaron a escuchar y acatar los fallos de las autoridades, se opusieron a pagar salarios justos a los obreros, intrigaron y presionaron al gobierno de Cárdenas y desafiaron a la Suprema Corte de Justicia y Tribunales Laborales. Son a estas aves de carroña que intentan regresar la fuente de riqueza que ha resistido el hundimiento, la relativa independencia y el mediocre crecimiento del país, en manos de traidores. Es una locura vender Pemex, y no cobrarles impuestos a los grupos más poderosos que gozan de privilegios fiscales. Es un crimen que a Pemex se le exija por parte de la SHCP, es decir del Ejecutivo, pagar impuestos con tasas que superan el 100% de sus utilidades. Es una consigna criminal del Banco Mundial y de FMI, es decir del imperio transnacional, que están provocando una quiebra espantosa en esta empresa que simboliza la soberanía nacional, como la generaron en la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. Es el mismo sendero, “la ponen de pechito” en punto de quiebra financiera y técnica, para que se venda como chatarra, como fierro viejo, y en la mente de las masas “no siga creando problemas al país. Como Luz y Fuerza”. Esa es la hoja de ruta que tienen como encomienda el PRIAN. Y con el silencio inaudito de medios, empresarios, intelectuales y partidos. Pero también es el precio de los fraudes electorales y los golpes de estado en frío en que se traducen estas operaciones de burlarse de la voluntad  mayoritaria. La conexión de fraudes electorales de Carlos Salinas en el 88, tuvo a cambio una factura especial que cobrar, como parte del respaldo y el silencio del capital exterior ante este crimen a la democracia. El que calla otorga, pero hay un precio. El gobierno de facto de los dictadorzuelos como Salinas, Calderón y Peña Nieto no tienen el respaldo de la población mayoritaria, el repudio es creciente. Explican los excesos de cinismo al operar la compra de votos, comprar las autoridades electorales, TRIFE, de operar impunemente en las pantallas chicas, de prostituir a la cúpula “chucha” del PRD, a la ultraderecha del PAN, y ahora el Partido del Trabajo en Baja California. Para convertir a la clase política, congreso, gobernadores, alcaldes y presidente de México en mandaderos-gerentes. Comisionados de las presiones de los capitales que gobiernan el mundo. No es para menos, el imperio transnacional, sin patria, sin madre, tiene en Medio Oriente un terreno minado en lo militar, cultural, ideológico y religioso complicado y escenarios de enorme riesgo. Podrían perder el petróleo en Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudita, ante los países emergentes. La presencia geoestratégica de China, Rusia, India, la rebeldía de Irán, esta posibilidad, los tiene nerviosos. Eso explica la agresividad, importancia y la dependencia del petróleo mexicano y del resto del continente, Bolivia, Ecuador y las reservas de Venezuela. Vender el petróleo a los privados como es la idea suicida, la más estúpida hasta hoy del  “PRI renovado y moderno” para que Shell, Exxon, British Petroleum, controlen la renta energética del país significará abrir un enorme hoyo fiscal. Mismo que intentan tapar con el incremento de los impuestos a los mexicanos en medicinas y alimentos, el IVA a un 21% como lo hizo Mariano Rajoy en España. Pero el golpe fiscal, también se traduce en menos educación, salud, seguridad y derechos a los mexicanos. Aumento suicida de 15 millones en la miseria, 50 millones entre pobreza patrimonial de capacidades y alimentaria. M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio